¿Año de redención de la investigación en EE. UU.?

Washington.- Si algo dominó la noche del 8 de noviembre de 2016 fue la confusión. A medida que pasaban las horas, se hacía cada vez más evidente que Donald Trump sorprendería a las elecciones presidenciales, rompiendo la narrativa creada en la opinión pública sobre la inevitabilidad de Hillary Clinton de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

Semanas antes, The New York Times había creado una infografía de una aguja que fluctuaba según las opciones ganadoras de cada candidato. Clinton comenzó la noche con un 85% de posibilidades de ganar, en el rango en el que “lo más probable” ganaría la presidencia. Para que el demócrata perdiera las elecciones era tan improbable como un pateador de fútbol perder un gol de campo de 37 yardas.

A medida que llegaban los resultados de los diferentes estados, la aguja se movía hacia la derecha, hacia el rojo republicano: primero lentamente, casi imperceptiblemente; luego con virulencia, en un giro que, al final de la noche, colocó a Trump con más del 95% de posibilidades de victoria y las llaves de la Casa Blanca.

El Times no fue el único que fracasó. El agregador de búsquedas del portal FiveThirtyEight, que se centra en el periodismo de datos, se redujo al 71%. Modelos como los del Huffington Post o la Universidad de Princeton apuestan por el 98% y más del 99% de las opciones ganadoras de Clinton, respectivamente. Todos han fallado.

A tan solo dos meses de una nueva elección presidencial en Estados Unidos, surge la pregunta de cuánta fe hay que restaurar en los sondeos electorales, que fueron culpados por muchos sectores de transmitir un exceso de confianza en 2016.

“No tenemos motivos para sospechar de ellos”, dijo a este diario el analista de datos y politólogo Gonzalo Rivero, reconociendo que es “legítimo sospechar de las investigaciones después de la decepción” de hace cuatro años. Sin embargo, afirma, como la gran mayoría de los expertos en el campo, que las encuestas de 2016 no han fallado tanto como se cree. Fue un error en las citas, porque en realidad coincidían con los registros y los porcentajes de voto popular casi a la perfección.

“Donde las cosas salieron mal fue a nivel estatal con una investigación de mala calidad”, explica Rivero, “lo que hizo que los modelos de agregación le dieran a Clinton más posibilidades de ganar de las que realmente tenía”. Todos los expertos, incluida la autopsia realizada por la Asociación Estadounidense para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR), coinciden en que fue el fallo de una “pieza pequeña” con “mucho impacto en otras partes del equipo” lo que acabó convirtiéndose en “una tormenta perfecta”, en palabras de Ariel Edwards-Levy, editor de investigación del Huffington Post.

READ  Emmanuel Macron condenó la presencia de yihadistas en los combates en Nagorno Karabaj y dijo que llamaría al presidente turco para "pedirle una explicación".

El consenso es que hubo algunos factores que provocaron este error de proyección: que quienes decidieron votar después tenían márgenes sorprendentemente grandes en relación a Trump, y que el republicano recibió el apoyo de personas que los investigadores no esperaban que votaran. para él, especialmente los que no tienen estudios universitarios.

“Fracasos de votantes sin educación superior en tres estados, con encuestas de baja calidad que no saben que deberían haber considerado para la escolarización […] muy pocas piezas producen un gran error ”, analiza el politólogo Rivero.

“Las encuestas fracasaron al menos a nivel estatal y nacional, por lo que todos tuvieron una impresión equivocada de lo que estaba sucediendo”, dijo Mark Blumenthal, director del proyecto Mystery Pollster de Harvard, en 2017.

En un 2020 tan volátil e inexplicable, y con el recuerdo de 2016, las dudas sobre qué hacer, cómo leer y cuánto confiar en la investigación están sobre la mesa. “La pregunta no es tanto si debemos confiar en la investigación, sino en qué investigación confiar y si las razones por las que la investigación no funcionó en 2016 se han corregido o no”, dice Rivero.

Nate Silver, creador de Five-ThirtyEight y considerado una especie de gurú de los datos, duda de que se haya mejorado algo. “Parece que nadie ha aprendido de las muchas lecciones de 2016”, dijo a la revista The Atlantic hace unos meses, enfatizando la dificultad de medir el sentimiento de los votantes en la era Trump. Courtney Kennedy, directora de investigación estadística del Pew Research Center, está de acuerdo en que estaba “alarmada” por las pocas mejoras en la investigación en algunos estados importantes (Florida, Michigan, Wisconsin) que representan los “desafíos estructurales que ocurrieron en 2016 todavía están con nosotros”. .


Empleados electorales en Charlotte, Carolina del Norte. El estado lanzó operaciones de votación por correo el viernes. Foto: LOGAN CYRUS. AFP

READ  Sahel.- La ONU dice que unos 13,4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el Sahel, una cifra récord

Lecciones aprendidas o no, la investigación sigue siendo el barómetro a seguir, quizás con más cautela esta vez. En este sentido, Rivero destaca la “importancia de transmitir el concepto de incertidumbre” en los resultados de las encuestas, apuntando a todas las variables que no son controlables y que finalmente pueden divergir de lo que ocurre en noviembre.

“Las encuestas electorales no son inútiles. Tampoco son una predicción garantizada de lo que sucederá en el futuro, ni son una medida precisa y detallada de lo que la gente piensa ahora. En general, son una buena medida del estado básico de una elección a medida que se realizan ”, resumió Edwards-Levy en un tweet reciente.

Para Rivero, es importante resaltar que el “componente predictivo, que es lo que queremos ver en la investigación, nunca existió realmente”: lo único que hacen es dar “una señal de lo que sucederá en el futuro: la idea es que, porque miden algo en el presente, dice algo sobre lo que puede pasar en el futuro ”.

En tiempos de coronavirus, la mayor incertidumbre no es tanto en quién se apoya el electorado -en los últimos años, el país se ha vuelto cada vez más firme en sus convicciones partidistas, con muy poca transferencia entre los dos principales partidos- sino cómo afectará o participación, claro ejemplo de un factor incontrolable en la conducta del votante que es difícil de evaluar y que puede ser importante para determinar posteriormente si un voto fue correcto o no.

El temor es que algo similar pueda pasar en 2016 o algo peor: que la investigación vuelva a generar falsas expectativas que muevan una narrativa que finalmente resulta equivocada. Tampoco ayuda el contexto de desconfianza global en todos los aspectos e intereses partidistas de no creer en las urnas.

Ya sucedió en 2016, recuerda Rivero, cuando parte del Partido Republicano descartó las urnas porque “eran malas per se”, supuestamente sesgo en su contra. Una teoría que Trump, últimamente y dentro de su plan de sembrar dudas sobre el sistema electoral y promover la idea de que todo está “armado” en su contra, se está encargando de difundirla. Esta vez, apropiándose del supuesto concepto de “encuestas supresoras” que la extrema derecha Breitbart definió como encuestas que quieren desmoralizar al votante conservador. “Su intención es deprimerte”, advirtió el presidente en uno de sus últimos mítines, asegurando que los números con los que trabaja su equipo indican que está “ganando en todas partes”.

READ  El epidemiólogo de la Casa Blanca dijo que la pausa en las pruebas de vacunas de Oxford "es desafortunada y debe investigarse".

Durante días, los medios estadounidenses han bombardeado con investigaciones, tanto propias como ajenas, sobre lo que sucederá en las elecciones, pero es posible que aún no sean del todo precisas. Para Rivero, los resultados más o menos consolidados no llegan a las “últimas dos semanas”. “A partir de los últimos días de octubre, será más o menos una foto estática”, resuelve, enfatizando, sin embargo, que “la gente decide cada vez más tarde” porque existe una probabilidad razonable de que ocurran grandes eventos en los últimos días. , algo que no sucedió tanto antes.

Probablemente algo que podría mejorar las expectativas reales sería destacar que el voto popular y su correspondencia en el colegio electoral puede ir en distintas direcciones, algo que quizás en 2016 “no era lo suficientemente probable”, según Rivero. “En Estados Unidos, es perfectamente plausible y es cada vez más común que se acierte en una encuesta nacional y aún se pierda al ganador final”, concluye. A medida que pasan los días y se acerca el 3 de noviembre, los márgenes se reducen. Según el análisis de Silver, las opciones de victoria de Biden basadas en el voto popular y la correspondencia de su centro de votación varían ampliamente, dependiendo de cuánto margen obtenga.

Si el demócrata gana por más de tres puntos en el voto popular (y por tanto en las encuestas nacionales), tiene más del 74% de probabilidades de llegar a la Casa Blanca. “El estándar es que los republicanos pueden perder hasta 2 o 2 puntos y alguna diferencia en el voto popular”, analiza Rivero, teniendo en cuenta el factor diferencial de cómo se atribuye esta diferencia entre los estados.

O, que es lo mismo: cualquier diferencia en el voto popular entre demócratas y republicanos de menos de 2 puntos habla de una probabilidad de victoria republicana. En los cálculos de Silver, con entre 1 y 2 puntos, Biden ganaría solo el 22% del tiempo; si la diferencia es inferior a un punto, solo tiene un 6% de posibilidades de derrotar a Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *