Como la educación reduce el riesgo de deterioro cognitivo y demencia – ABC.es

Como la educación reduce el riesgo de deterioro cognitivo y demencia – ABC.es

La educación de adultos es una actividad que no solo brinda conocimientos y habilidades, sino que también puede tener beneficios significativos para proteger contra el deterioro cognitivo y diversas demencias, como la enfermedad de Alzheimer. Según un estudio reciente, mantener una actividad cognitiva regular, como estudiar una carrera, aprender idiomas o tocar un instrumento musical, se ha asociado con un menor riesgo de deterioro cognitivo y demencia.

Además, las personas que asisten a clases de educación para adultos tienen un riesgo reducido de desarrollar demencia cinco años después. Este tipo de educación también se ha relacionado con una mejor conservación del razonamiento no verbal a medida que envejecemos. De hecho, participar en programas de educación de adultos puede reducir el riesgo de desarrollar demencia en un 19%, según los resultados del estudio.

Es importante destacar que los beneficios de la educación de adultos se aplican tanto a personas caucásicas como a personas de otras etnias. Además, esta actividad no se vio afectada por antecedentes de otras enfermedades, lo que demuestra su efectividad como medida preventiva.

Participar en clases de educación de adultos también ayuda a mantener la inteligencia fluida y el rendimiento en el razonamiento no verbal. Sin embargo, no parece afectar la conservación de la memoria visoespacial ni del tiempo de reacción.

A pesar de estos resultados prometedores, se requiere un ensayo clínico aleatorizado para probar cualquier efecto protector de la educación de adultos de manera más concluyente. Aun así, estos hallazgos respaldan la importancia de mantener una vida intelectualmente activa a lo largo de toda la vida como una forma de proteger nuestra salud cognitiva.

READ  Síntomas de COVID y gripe: cómo diferenciarlos en 2023 - Bateo Libre

En resumen, invertir en educación de adultos puede tener beneficios significativos para prevenir el deterioro cognitivo y diversas demencias. Mantener una actividad cognitiva regular, como estudiar una carrera, aprender idiomas o tocar un instrumento musical, puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar demencia. Además, participar en programas de educación para adultos se asocia con una mejor conservación del razonamiento no verbal a medida que envejecemos. Aunque se necesitan más investigaciones, estos hallazgos respaldan la importancia de mantener la mente activa a lo largo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *