Decisión de EEUU sobre inmigrantes venezolanos genera zozobra en México

TIJUANA, México – José María García Lara recibió una llamada preguntando si su refugio tenía espacio para una docena de migrantes venezolanos que se encontraban entre los primeros deportados a México bajo una política estadounidense más amplia que niega el derecho a solicitar asilo.

«No podemos llevar a nadie, nadie entrará», respondió, de pie entre filas de tiendas de campaña en lo que parece ser un pequeño almacén. Había 260 migrantes en tierra, alrededor de 80 con exceso de capacidad y el número más alto desde que abrió el refugio en 2012.

La llamada del jueves ilustra cómo la extensión de las restricciones de asilo de la administración Biden a los venezolanos plantea un desafío potencialmente enorme para los refugios mexicanos que ya están sobrecargados.

Estados Unidos acordó permitir que hasta 24.000 venezolanos soliciten en línea para ir directamente a Estados Unidos para estadías temporales, pero dijo que también comenzará a enviar a cualquier persona que cruce ilegalmente de regreso a México, un número que superó los 25.000 solo en agosto.

Estados Unidos ha deportado venezolanos a Tijuana y otras cuatro ciudades fronterizas mexicanas desde el miércoles, dijo Jeremy MacGillivray, subdirector de la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas en México. Los otros son Nogales, Ciudad Juárez, Piedras Negras y Matamoros.

La Casa del Migrante en Matamoros admitió al menos a 120 venezolanos de Brownsville el jueves, dijo el reverendo Francisco Gallardo, director del albergue. El viernes, el gobierno mexicano ofreció viajar gratis en autobús a la Ciudad de México.

Los venezolanos se han convertido de repente segunda nacionalidad más grande en la frontera estadounidense tras los mexicanos, una tarea difícil para el presidente Joe Biden. Casi cuatro de cada cinco arrestados por las autoridades estadounidenses en agosto ingresaron o cerca de Eagle Pass, Texas, frente a Piedras Negras, un pueblo mexicano de unos 150.000 habitantes con poco espacio para alojamiento.

“Estamos al borde del colapso”, dijo Edgar Rodríguez Izquierdo, abogado de la Casa del Migrante en Piedras Negras, que alimenta a 500 personas al día y convierte una escuela en un albergue para 150 personas.

Tijuana, donde García Lara dirige el albergue Juventud 2000, es la ciudad más grande de la frontera con México y probablemente la que tiene más espacio. La ciudad dice que 26 refugios, que están operando cerca o a plena capacidad, pueden acomodar a unos 4.500 migrantes juntos.

READ  España asume la presidencia de la Unión Europea

El albergue más grande de Tijuana, Embajadores de Jesús, alberga a 1400 migrantes en literas y alfombras, mientras que un grupo afiliado a la Universidad de California en San Diego construye un imponente anexo para miles de personas más.

Embajadores de Jesús crece a un ritmo vertiginoso en el fondo de un cañón donde los gallos campan a sus anchas y chozas de triplay y láminas de aluminio flanquean caminos de terracería y pavimento agrietado que se inunda fácilmente cuando llueve. . Un edificio de hormigón con cocina y comedor está a punto de terminarse mientras los inmigrantes cavan tierra para una cancha de fútbol.

Gustavo Banda, al igual que otros directores de refugios en Tijuana, no está seguro de qué esperar de la mudanza de Estados Unidos a Venezuela, lo que refleja un aire de incertidumbre a lo largo de la frontera con México. Tijuana fue sorprendida por un aumento en las llegadas de haitianos en 2016, una caravana gigante de América Central en 2018 y la implementación en 2019 de una política ahora desaparecida para mantener a los solicitantes de asilo esperando en México para las audiencias de la Corte de Inmigración de EE. UU.

“Nadie sabe realmente lo que va a pasar hasta que comienzan a enviar a la gente de regreso”, dijo Banda el jueves, mientras familias con niños pequeños se preparaban para dormir.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que admitiría temporalmente a «ciertos» venezolanos deportados de Estados Unidos bajo una orden de salud pública conocida como Título 42, sin especificar un umbral numérico. Estados Unidos ha deportado inmigrantes a más de 2,3 millones de veces desde que el Título 42 entró en vigencia en marzo de 2020, negándoles la posibilidad de asilo para prevenir la propagación de COVID-19.

Un funcionario mexicano dijo que la capacidad de México para dar la bienvenida a los venezolanos depende del espacio de alojamiento y del éxito de la oferta estadounidense de estancias temporales para hasta 24.000 venezolanos. El funcionario no estaba autorizado a discutir el asunto públicamente y habló bajo condición de anonimato.

READ  En México, un terremoto de magnitud 7.4 sacude la costa oeste

Hasta ahora, México solo ha aceptado devoluciones de Guatemala, Honduras o El Salvador, además de México. Como resultado, los albergues mexicanos están llenos de migrantes de estos países y también de haitianos.

Los venezolanos, al igual que los de otras nacionalidades, incluidas Cuba y Nicaragua, generalmente han sido liberados a los Estados Unidos para investigar casos de inmigración. Las tensas relaciones diplomáticas hicieron casi imposible que la administración Biden los enviara de regreso a Venezuela.

Blas Núñez-Neto, un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., no respondió directamente cuando los reporteros le preguntaron el jueves sobre cuántos venezolanos podrían ser deportados a México, y solo dijo que espera que menos venezolanos intenten cruzar la frontera. borde.

Seguridad Nacional dijo que los venezolanos que crucen la frontera por tierra después del anuncio del miércoles serán deportados. Edward Pimentel estaba entre los migrantes que dijeron que fueron devueltos a pesar de haber estado detenidos en Estados Unidos antes de que se anunciara la política.

“La verdad es que nuestro sueño es el sueño americano, queríamos ir a Estados Unidos”, dijo Pimentel frente a una tienda de conveniencia en Tijuana.

En Matamoros, cientos de venezolanos protestaron y dijeron que ingresaron a los Estados Unidos antes de que la política entrara en vigencia. Gregori Josué Segovia, de 22 años, dijo que fue procesado por las autoridades estadounidenses el lunes en El Paso, Texas, y trasladado antes de terminar en Matamoros.

«Estábamos en tres buses y no nos dijeron nada, pero pensamos que todo estaba normal cuando nos dimos cuenta de que estábamos en el puente (internacional)» para ser enviados de regreso a México, dijo el viernes.

Sobre 7 millones de venezolanos huyó de su tierra natal en los últimos años, pero evitó en gran medida los Estados Unidos. Estados Unidos ofrece una economía relativamente fuerte y pocas posibilidades de ser enviado de regreso a Venezuela, lo que de repente los hace más atractivos.

READ  Kazajstán exime a los viajeros franceses de visas

Para los venezolanos en México, su mejor esperanza puede ser una exención del Título 42 de EE. UU. para aquellos que se consideren particularmente vulnerables.

En Tijuana, parece que más inmigrantes están recibiendo tales exenciones del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Estados Unidos permite alrededor de 150 migrantes por día en la frontera de San Diego, dijo Enrique Lucero, director de asuntos migratorios de Tijuana.

Muchos son elegidos por grupos de defensa de refugios en Tijuana, lo que obliga a algunos inmigrantes a mudarse allí no por un lugar donde quedarse, sino por tener una mejor oportunidad de ser seleccionados para ingresar a los Estados Unidos, dijo Lucero.

Embajadores de Jesús llevan un cuaderno con los nombres de los migrantes que esperan calificar para la exención del Título 42. Banda, pastor y director del albergue, dijo que habían estado esperando unos tres meses para ingresar a Estados Unidos.

Los venezolanos que estuvieron en México antes del miércoles también pueden solicitar uno de los 24.000 trabajos temporales que Estados Unidos está poniendo a disposición, similar a un esfuerzo lanzado en abril para hasta 100.000 ucranianos que huyen de la invasión rusa. Deben tener un patrocinador financiero en los Estados Unidos y pagar sus vuelos.

México saludó declaraciones de funcionarios estadounidenses de que la ayuda temporal ofrecida a ucranianos y ahora venezolanos podría extenderse a otras nacionalidades.

Orlando Sánchez durmió en una estación de autobuses de la Ciudad de México con cientos de otros venezolanos que esperaban recibir dinero de sus familias. Dijo que no tenía suficiente para un vuelo.

Naile Luna, una venezolana que viajaba a Ciudad Juárez al otro lado de la frontera con El Paso, dijo que esperaba que estar embarazada de ocho meses la salvara de ser deportada a México. Ella dijo que no sabía nada sobre la nueva política.

Verza informó desde la Ciudad de México. La periodista de Associated Press Gisela Salomon en Miami y el camarógrafo Jordi Lebrija en Tijuana contribuyeron a este despacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *