Ejercicio y artrosis

El ejercicio es bueno para todos, pero en las personas con osteoartritis es vital mantener la movilidad articular.

Filosóficamente, el dolor es un regalo valioso de la naturaleza, es una señal que nos dice que algo no está bien en nuestro cuerpo. Los pacientes con artrosis, cuando experimentan dolor articular al moverse, limitan sus actividades y, en consecuencia, los movimientos articulares. Por aberrante que parezca, sin ser masoquista, es necesario ir en contra de este instinto y mantener la movilidad para evitar la rigidez articular que provoca la enfermedad.

El ejercicio y la actividad física se encuentran entre los mejores tratamientos para controlar los síntomas de la osteoartritis, especialmente para el alivio del malestar y el dolor asociados con la enfermedad.

Un plan de ejercicios puede ser tan simple como aumentar el nivel de actividad física en su vida diaria, como sacar al perro a pasear, tomar una clase de baile no demasiado extenuante o caminar un poco más de lo normal.

Si deseas realizar actividades o ejercicios más específicos, busca el consejo de un fisioterapeuta o profesional de la actividad física, tu recomendación asegurará que los ejercicios sean adecuados para el alivio de los síntomas, sin comprometer el control de la enfermedad ni acelerar su desarrollo.

Los programas de ejercicio deben tener como objetivo fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones afectadas por la osteoartritis.

Los músculos fuertes soportan y alivian mejor la presión de las articulaciones doloridas, mejoran el equilibrio y reducen la sensación de inseguridad.

Se ha demostrado que el tai chi y el yoga son eficaces para mejorar el tono muscular, la flexibilidad y la densidad ósea. Los ejercicios de fortalecimiento muscular se pueden realizar con la ayuda de pesas o mancuernas, bandas de resistencia o simplemente peso corporal. Los ejercicios acuáticos, conocidos como aeróbicos acuáticos, también pueden beneficiarlo. El ejercicio acuático quita la presión de las articulaciones doloridas. Caminar en el agua contra su resistencia ayuda a fortalecer los músculos y quemar calorías, muy importante en un plan de ejercicios para adelgazar.

READ  Raúl Jiménez: Falló su primer penalti oficial en el partido contra el Sevilla

Caminar, andar en bicicleta y nadar a paso rápido son actividades aeróbicas que tienen varios beneficios, además de aliviar la presión sobre las articulaciones durante el ejercicio, quemar calorías y mantener la aptitud cardiorrespiratoria.

Sea persistente. Sobre todo, no pierdas el entusiasmo.

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *