El Papa Francisco en el norte de Irak, en una tierra marcada por yihadistas

En el último día de su visita a Irak, el domingo 7 de marzo, el Papa Francisco se reunirá con cristianos en el norte del país, donde la organización yihadista Estado Islámico (EI) lleva tres años sembrando terror y muerte.

Después de una breve estadía en el aeropuerto de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, donde el soberano pontífice de 84 años fue recibido por dignatarios y niños con vestimenta tradicional, se dirigió a Mosul. Una visita muy simbólica, pero también la etapa más peligrosa de su viaje comenzó el viernes.

Incluso donde, en 2014, los yihadistas decretaron su “Califato”, el Papa pronunció un “Oración por las víctimas de la guerra”, esos miles de yazidis, cristianos y musulmanes asesinados por miembros de ISIS o que entraron en acción para desalojarlos de Irak. François descubrió así las ruinas dejadas por los yihadistas derrotados a finales de 2017.

En Mosul, que durante siglos fue una ciudad patricia, comercial y próspera, las autoridades católicas no pudieron encontrar una iglesia adecuada para albergarla. En total, catorce iglesias en la provincia de Nínive (norte), de la cual Mosul es la capital, han sido destruidas, incluidas siete que datan de Vy, NOSOTROSy y VIIy siglo. Entonces fue necesario construir un escenario en las ruinas de cuatro iglesias de diferentes religiones, incluida la de Al-Tahira, de más de mil años.

“El trágico declive de los seguidores de Cristo aquí y en todo el Medio Oriente es un daño incalculable, no solo para las personas y comunidades involucradas, sino para la misma sociedad que están dejando atrás”., lanzó el soberano pontífice.

READ  Sahel.- La ONU dice que unos 13,4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el Sahel, una cifra récord
Leer tambien En Irak, las profundas cicatrices de ISIS

Más de 400.000 cristianos

Después de Mosul, Francisco se dirigió al emblemático pueblo de Qaraqosh, más al este, donde la iglesia de Al-Tahira, completamente incendiada por ISIS, fue rehabilitada, limpiada y redecorada para su visita. Hasta el último momento, entre los ensayos para los coros, la limpieza de las losas de mármol de las iglesias y las decoraciones instaladas en las calles, sus vecinos no midieron esfuerzos.

Los fieles esperan al Papa en la Iglesia de Al-Tahira, que fue incendiada por ISIS y luego rehabilitada en Qaraqosh, en el norte de Irak.

Su convoy fue recibido con aplausos de los fieles en traje tradicional y palmas. Allí, en la llanura de Nínive, vivía la mayoría de los cristianos del país. Huyeron de sus aldeas en 2014 y encontraron refugio en el Kurdistán iraquí. Desde entonces, solo han regresado unas pocas decenas de miles. En este país de 40 millones de habitantes, casi todos musulmanes, los cristianos no superan los 400.000 en la actualidad. Había 1,5 millones antes de la invasión de Estados Unidos en 2003.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Cristianos en Irak, minoría afectada por el conflicto

Finalmente, el plato fuerte del domingo: la misa que el Papa celebrará por la tarde en un estadio de Erbil ante miles de fieles. El Papa, que tanto ama las caminatas y se ha visto privado de ellas desde su llegada a Irak, podrá encontrarse con los fieles y probablemente saludarlos desde el papamóvil que, hasta ahora, no se ha utilizado.

Nuevo dispositivo de seguridad

El domingo es el día en que los guardaespaldas y los agentes del orden estarán más alerta. Si la visita del Papa es histórica, el sistema de seguridad establecido para recibirla es igualmente importante.

READ  El campamento de Angela Merkel sufre un revés histórico en dos elecciones regionales de prueba

Los pocos kilómetros que recorrió por la carretera fueron en vehículos blindados. Durante la mayor parte de los 1.445 km de su recorrido, que comenzó el viernes por la tarde, el Soberano Pontífice se encuentra en un avión o helicóptero para sobrevolar, en lugar de cruzar zonas donde aún se esconden células clandestinas yihadistas. Y esto, en medio del encierro total promulgado hasta el final de su visita este lunes por la mañana, ante la contaminación por coronavirus que están batiendo récords en Irak.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Ante el ayatolá Sistani en Irak, el Papa Francisco defiende el “pluralismo religioso, étnico y cultural”

El mundo con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *