En España, la suerte de dos aprendices de torero congelados por la pandemia

publicado el viernes 30 de abril de 2021 a las 10:45 pm

El “Toro, Toro!” Resuena aún más fuerte en el vacío de las arenas madrileñas de Las Ventas, las más prestigiosas del mundo, donde se entrenan Álvaro y Guillermo, dos jóvenes aprendices de torero cuya incipiente carrera fue interrumpida por la pandemia.

Con un suéter y zapatillas deportivas, máscara FFP2 en el rostro, Álvaro Burdiel, de 22 años, tiende a cubrirse en fucsia y mostaza. El brazo rígido, el orgullo en el hombro, el gesto está ahí.

Esperanza taurina, salió triunfante en octubre de 2019 “a hombros y por la puerta de entrada” de Las Ventas, el mayor momento de gloria que puede vivir un torero.

Sin saber si los próximos meses le permitirán descender a la arena, no se pierde ninguna de las lecciones diarias en el mítico recinto ocre en el corazón de la capital española.

Admite haber tenido “pasajes vacíos como todos nosotros. Pero es la pasión, la coherencia lo que marca la diferencia al final. El hecho de que nunca te rindas”.

– “Mantener la moral” –

Un poco más lejos, Guillermo García, vestido con una camiseta verde celadón, tuvo la oportunidad de ser elegido para ser leído este domingo, durante la primera corrida que se organiza en Las Ventas desde hace año y medio.

Suavemente sacude su capa, levantando la arena para burlarse de la “bestia” frente a él. ¿Un toro? No, otro alumno, con un par de cuernos en las manos e inclinado hacia atrás, que ataca sin aliento con el mismo fervor que el animal.

READ  Sylvia Pasquel habla en 'Hoy' sobre la acción por la herencia de Silvia Pinal

Son una veintena de jóvenes en esta tarde de abril repitiendo incansablemente la coreografía de la lidia con el toro. Un “carretón”, una cabeza de toro montada sobre ruedas, espera a que lo agarren en un rincón del ruedo.

Los maestros están tratando de mantener motivados a sus estudiantes a pesar de las incertidumbres durante la temporada, que generalmente se extiende de marzo a octubre y se canceló en 2020 debido a la pandemia.

Otro reducto de las corridas de toros, Sevilla finalmente canceló las corridas programadas para mediados de abril porque no habrían sido rentables por restricciones sanitarias.

“Poco a poco, no levantes el talón hasta el último momento, mueve la pelvis, ya está”, dice José Pedro Prados, alias El Fundi, director de la escuela taurina de Las Ventas.

“Los llevamos a ver los rebaños para que mantengan el ánimo y la esperanza”, dice este famoso ex asesino.

Admite que “las escuelas taurinas lo están pasando mal” con las restricciones sanitarias. “Hay niños que estaban en el cielo cuando todo se detuvo, son años decisivos en su carrera”.

– Sin elección –

Las gradas están desiertas, a excepción de algunos trabajadores repintando las barandillas, señal de una inminente reanudación de actividades.

Cerrado desde octubre de 2019, Las Ventas pudo organizar una corrida de toros el domingo con solo 6.000 espectadores, frente a los 44.000 habituales. Estrellas como El Juli o Enrique Ponce jugarán junto a Guillermo, novillero (asesino principiante).

Un honor que el joven de 19 años le debe a su “consistencia”, cree el director. Tiene, según El Fundi, “algo diferente, gravedad, fuerza y ​​pasión” y eso “desde el principio”.

READ  La hija de Angélica Rivera, Fernanda, está encantada con calzones de cuero negro con top de malla transparente con animal print

Guilherme cuenta que experimentó momentos de “duda” durante este año de parálisis. “No esperaba que llegara el día en que pueda cosechar las recompensas de mi entrenamiento”. Se dijo a sí mismo “tarde o temprano volverán a abrir los estadios y será mi turno”.

La corrida del domingo será “difícil”, admite el joven. “Ver personas con máscaras, espaciadas, las arenas medio vacías. Tampoco habrá salida por la puerta principal porque las reuniones son imposibles. Pero tomará un tiempo acostumbrarse. Sin elección”.

El estudiante de negocios concluye: “El toro se está burlando de la pandemia. Pandemia o no, será lo mismo”.

La pandemia durará tanto como dure, pero la sucesión ya está asegurada. El pequeño Nico de 6 años, con su capa en miniatura y su espada en la mano en la arena, hace “salón toreo”, es decir, sin el toro, como explica, muy en serio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *