Informe sobre la adquisición de instalaciones de W Radio; PRISA defenderá la independencia

En la noche del martes, la incautación del local de Rádio W Radio, una emisora ​​de Radio Televisa (Radiópolis), fue denunciada por un grupo de personas que aparentemente están a las órdenes de la familia Alemán, quienes reclaman la propiedad del grupo radial. .

En redes sociales, varias personas, algunos de los propios trabajadores de la emisora, denunciaron que la toma de las instalaciones se realizó de forma violenta, e incluso se habló del despido del director general Francisco Cabañas, maniobra que luego sería desmentida por el grupo español PRISA, Parceira. de Radiópolis durante 19 años.

Hasta este miércoles el horario continúa con normalidad.

En octubre de 2001, Televisa se asoció con el grupo de medios español PRISA para compartir la propiedad de Rádio Televisa (Radiópolis). El contrato estipulaba que Televisa estaría a cargo de administrar el contenido de PRISA.

Leer: Grupo Alemán acusa a Televisa de querer cobrar el doble por la venta de Radiópolis

En julio de 2019, Televisa decidió vender su participación en las acciones a Grupo Coral, propiedad de la familia Alemán Magnani. Prisa seguiría ocupándose del contenido.

Sin embargo, a fines del año pasado, se conoció que Grupo Coral no pudo cumplir con el pago, entre otras cosas, debido a los problemas financieros que enfrentaba con otras empresas de su propiedad como Interjet. Por ello, Televisa interpuso una demanda en su contra por un supuesto incumplimiento de contrato.

En ese momento, el grupo de la familia Alemán afirmó haber realizado un primer pago por la compra, así como comprometerse a realizar el segundo pago para cubrir el monto total.

READ  "Fui negativo y estamos de vuelta en la oficina": Claudia Sheinbaum luchó contra el COVID-19 y ya retomó sus actividades

El proceso de Televisa continuó y fue resuelto por la Jueza Novena Civil de la Ciudad de México, Magdalena Malpica, quien ordenó:

  • No pagar dividendos a Corporativo Coral (empresa del Grupo Alemán) ni al Sr. Miguel Alemán Magnani.
  • Y evitar pedir la entrega de las acciones del Sistema Radiópolis que compraron al Grupo Televisa.

El proceso duró meses, hasta que en julio del año pasado, el Grupo Coral se asoció con el exbanquero Carlos Cabal Peniche para solucionar sus problemas financieros y saldar la deuda con Televisa.

Cabal Peniche fue acusado de fraude financiero y fiscal en 1994. Esto lo llevó a huir del país e incluso fue arrestado en Australia. Recientemente regresó al país.

Con esta alianza, Grupo Coral recupera fuerza y, junto a Cabal Peniche, toma el control de las radios de Televisa, incluida W Radio.

Leer: Televisa demandará a Corporativo Coral de Miguel Alemán por incumplimiento de compra de Radiópolis

Sin embargo, el investigador Raúl Trejo Delarbre explica que si se mantiene el acuerdo de 2001, estos empresarios no podrán quitarle el poder a las emisoras, porque “ese acuerdo se basó en una interpretación cuestionable de la Ley de Inversión Extranjera”.

Trejo detalla que el poder de los emisores dependería de la interpretación de ese convenio y de la Ley vigente, “que ahora admite inversiones extranjeras superiores al 49% en radiodifusión, siempre que exista reciprocidad en el país de origen del inversor”.

PRISA emprenderá acciones legales

Horas después, el grupo español PRISA emitió una nota condenando la actuación de Grupo Coral y garantizando que defenderá la independencia de Radiópolis.

READ  Donald Trump anunció que Israel y Sudán acordaron normalizar sus relaciones diplomáticas

Según PRISA, Radiópolis recibió este martes varias comunicaciones de Grupo Coral en las que hablaban de “determinados acuerdos que se habrían adoptado en una junta de accionistas supuestamente celebrada el 24 de agosto”.

Dichos acuerdos consisten en cambios en la Junta Directiva de Radiópolis, así como “la destitución de su Director General y de su Director Financiero y su reemplazo por personas vinculadas a Coral y al Sr. Carlos Cabal Peniche”. Además de la revocación de todos los poderes previamente otorgados por la empresa.

PRISA sostiene que la junta de accionistas en la que se firmaron los acuerdos es nula porque se celebró sin su consentimiento, desconociendo los estatutos y la legislación de la empresa.

En cuanto a la incautación de instalaciones, PRISA indica que las personas enviadas por Grupo Coral y Cabal Peniche ingresaron “con el objetivo de acceso no autorizado a sus sistemas de información, objetivo que no han alcanzado”.

Afirman que, además, el Grupo Coral emitió un comunicado pretendiendo ser el Grupo Radiópolis, en el que se informaron los supuestos cambios en la Junta Directiva y en la Junta Ejecutiva.

PRISA calificó las actuaciones de Coral y Cabal Peniche como “graves violaciones de las obligaciones societarias y contractuales”, por lo que el grupo español “decidió tomar las medidas legales necesarias para preservar el buen funcionamiento de Radiópolis y para que sus profesionales sigan desarrollando su labor con el rigor e independencia que les caracteriza ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *