La selva amazónica perdió su superficie en España en 18 años

, publicado el martes 8 de diciembre de 2020 a las 7:01 pm

La deforestación en la Amazonía entre 2000 y 2018 alcanzó los 513.016 km2, un área tan grande como España, amputando la selva tropical más grande del mundo en un 8%, según un informe publicado el martes.

“La Amazonía está mucho más amenazada que hace ocho años”, denuncia el documento de la Red Amazónica de Información Geográfica, Social y Ambiental (Raisg), un colectivo de investigadores y ONG que publicó un estudio similar en 2012.

El informe, titulado “Amazonía bajo presión”, señala “el avance de las actividades mineras, los proyectos de infraestructura, así como el resurgimiento de los incendios forestales”.

La Amazonía cubre nueve países (Brasil, Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa), con alrededor de 47 millones de habitantes, incluidas muchas comunidades indígenas.

En el período estudiado, 2003 sigue siendo el peor año en términos de deforestación, con 49.240 km2 deforestados.

Posteriormente, la deforestación disminuyó, alcanzando un mínimo en 2010 (17,674 km2), antes de acelerarse nuevamente a partir de 2012.

Luego, el área deforestada “se triplicó de 2015 a 2018, alcanzando 31.269 km2 solo en 2018”, dijo el informe.

Brasil concentra el 62% de la selva amazónica, pero más del 85% de la deforestación ocurrió en su territorio, con 425.051 km2 deforestados de 2000 a 2018.

La situación solo ha empeorado desde la elección en 2019 del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, a favor de abrir áreas protegidas y territorios indígenas a la minería y la agricultura.

Los satélites del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) contabilizaron 11.088 km2 de bosque destruido desde agosto de 2018 hasta julio de 2019, la peor cifra en 12 años y un incremento del 9,5% respecto a los doce meses anteriores.

READ  Cobra Kai temporada 3: este actor ocultó con orgullo que había sido herido durante el rodaje

También es en Brasil donde se encuentran el 53,8% de los 4.472 focos de minería ilegal, principalmente minería de oro, enumerados por Raisg en la Amazonía. Pero Venezuela concentra el 32% de ese total, mientras que solo el 5,6% de la selva amazónica se encuentra en su territorio.

En cuanto a los incendios forestales, es en Bolivia donde proporcionalmente se ha causado más daño, con un 27% del territorio amazónico del país devastado por las llamas en el período 2000-2018.

“Desde 2001, se ha quemado un promedio de 169.000 km2 de toda la selva amazónica cada año, incluidos 26.000 km2 en áreas protegidas o territorios indígenas”, dice el informe.

El documento señala que “al menos el 13% de la superficie forestal total ya se ha quemado al menos una vez desde 2001”, y algunas áreas lograron regenerarse después de los incendios.

“Estos datos muestran que sería importante que los países amazónicos trabajaran juntos para combatir el avance (de la deforestación) a nivel de la región”, explica Julia Jacomini, investigadora del Instituto Socioambiental, una ONG brasileña miembro du Raisg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *