Las máscaras están cayendo – LesFrançais.press

Gracias, querido, muy querido virus: gracias a él, 2020, el año de las máscaras, habrá permitido muchas revelaciones.

Así, las democracias más avanzadas han podido albergar a toda su población mejor que cualquier dictadura policial. Toda persona sana siendo un paciente inconsciente, todo ciudadano se ha convertido en sospechoso de delincuentes. Considerado con respeto por las batas blancas y la policía de salud, las libertades civiles se fueron a la cama con un termómetro. Olvídate de estas ciudades ociosas: milagros de las finanzas, los estados crearon decenas de billones que no existían y distribuyeron el dinero como si lloviera, al menos en los países ricos. Gracias.

Los países pobres siempre tendrán éxito. La ONU teme una hambruna en África, ya que el colapso económico ha enriquecido a los multimillonarios (+ 30%) y empobrecido a los pobres. Algo sobre lo que pensar Greta Thunberg sobre los beneficios de ser ecológico. La transición energética requiere una economía dinámica y no al revés.

Libertades caídas, una lluvia de miles de millones.

Otro milagro de la movilización general, una maravilla de los laboratorios capitalistas y la cooperación internacional: se encontraron cinco, seis vacunas en un año. Al contrario, esta guerra bacteriológica es posible: un laboratorio estatal, un virus mutante, una vacuna secreta y, con suerte: la conquista del mundo está asegurada.

Sin caer en la conspiración del virus chino, hay motivo de preocupación. En el caso de una guerra real, Francia no está del todo preparada. Detrás de todo, pero nunca sin ideas, acaricia el concepto de “países subdesarrollados”. Quizás sea el momento de cuestionarse. Virus, gracias de nuevo por exponer nuestras debilidades, burocracia y complacencia, contra las cuales también falta una vacuna.

READ  9 cosas que puedes hacer en Oxxo que quizás no sabías

En desarrollo

¿Es mejor en otro lugar? Rusia se está democratizando. La prueba: aquí está el FSB incapaz de matar silenciosamente a un oponente, Navalny, mientras Stalin ejecutaba 1.500 por día. Otra prueba: Putin prometió no dar las cifras reales, en la buena tradición de Pravda, y, patatras, su gobierno reconoce que las víctimas se han multiplicado por tres: 186.000 muertos en lugar de 56.000. Rusia ocupa el tercer lugar en la macabra lista. ¿Es para unirse a las grandes democracias enfermas: Estados Unidos, Brasil, India, México, Italia, Reino Unido y Francia? ¿Es el virus chino antidemocrático?

Un virus chino antidemocrático

China sabe cómo mantenerse fiel a su naturaleza sutil de dictadura. ¿El médico que dio la alerta? Muerto. ¿El reportero que describió lo que estaba pasando en Wuhan? Cuatro años de prisión. Si el buen Xi Jinping, dice Winnie the Pooh, hizo construir hospitales con urgencia y aisló a 50 millones de habitantes con drones de vigilancia, fue porque temía superar las 4.782 muertes registradas oficialmente.

La OMS, que finalmente está investigando sobre el terreno para averiguar el origen del virus, habrá notado que las contaminaciones en Wuhan fueron diez veces mayores de lo anunciado. Todavía es muy poco. Si China tuviera la tasa de mortalidad de Francia, habría alrededor de 1,4 millones de muertes. Entre 4.782 y 1.400.000 muertos, un margen que permite al pueblo chino vencer al virus americano y ofrecer la vacuna a los países africanos.

A pesar de la epidemia, Trump ya prepara su venganza. Demostró que Estados Unidos ha sido un gran país, que lo ha apoyado durante cuatro años. A pesar de las advertencias, disturbios, excesos, múltiples acusaciones, noticias falsas, el sistema funciona, el país mantiene una capacidad de recuperación aún inigualable en el mundo. Estados Unidos tiene muchos defectos, que supera con inmensas cualidades. Salieron de la crisis fortalecidos, tanto por su imperio monetario como por sus empresas de alta tecnología. Ni Trump ni Biden cambiarán nada, la fuerza de Estados Unidos, no son sus líderes, es el sistema, la economía, la innovación.

READ  Perú: precio del dólar y tipo de cambio hoy, 11 de octubre de 2020

Estados Unidos está listo para recuperarse, Europa está unida.

Para los europeos, Trump fue una revelación: demostró que solo se les debe confiar a ellos. Libre del Brexit, la Unión Europea está más unida que nunca: ha resistido todos los intentos de dividir a británicos, rusos y estadounidenses. Demostró una solidaridad financiera cada vez más fuerte. Irlanda, Portugal y Grecia parecen estar a salvo. Queda por asumir su propia seguridad, de la que es tecnológicamente y financieramente capaz. Francia está lista. El próximo líder alemán tomará una decisión que afectará la estabilidad del mundo.

El mundo es un sistema de crisis. Son reveladores. Desenmascararon los defectos. No hay necesidad de cubrirlos con yeso, para querer “resistirlos”. No se puede predecir cuándo ocurrirá el próximo terremoto, pero es fácil predecir que habrá uno, o incluso una serie. En ese caso, es necesario construir edificios – empresas – antisísmicos, flexibles.

Para evitar golpes, muévete

En 2020, surgieron deficiencias. En 2021, existen los remedios: velocidad, agilidad; el reverso de la inmovilidad, de la “protección”. Para evitar golpes hay que moverse.

¡Que después de 2020, pesado y mortal, 2021 sea feliz y ligero! Feliz Año Nuevo.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *