Los líderes del G20 aprueban la reforma fiscal que prevé gravar a las multinacionales en al menos un 15%

Una luz verde final para un trato «histórico». Os chefes de Estado e de governo do G20, reunidos em Roma (Itália) no sábado, 30 de outubro, deram o seu acordo a uma reforma tributária que visa acabar com os paraísos fiscais, mas que não vai suficientemente longe ao gosto de alguns países en desarrollo.

Bajo la égida de la OCDE, 136 países, que representan más del 90% del PIB mundial, se comprometieron a principios de octubre a gravar a las multinacionales de manera más equitativa y a introducir una tasa impositiva global mínima del 15% a partir de 2023. Este signo verde, anunciado por el Tesoro de EE. UU. La secretaria Janet Yellen, se formalizará en el comunicado de prensa final del G20 el domingo.

“Durante cuatro años he luchado por implementar un impuesto internacional de al menos el 15% para las empresas multinacionales. ¡Estamos aquí esta noche! « El presidente francés, Emmanuel Macron, tuiteó. “El impuesto mínimo de sociedades es un gran acierto, es una clara señal de justicia”, continuó la canciller alemana, Angela Merkel.

Se espera que el impuesto mínimo del 15% genere alrededor de $ 150 mil millones en ingresos adicionales por año. Una pequeña revolución que puede llevar tiempo, ya que ahora cada país debe traducir este acuerdo global en su propia legislación.

La primera parte de esta reforma, que consiste en gravar a las empresas que obtienen ganancias independientemente de su sede, es recibida con fuerte reticencia en el Congreso de Estados Unidos. La medida afecta principalmente a los gigantes estadounidenses de Internet, como Google, Amazon, Facebook y Apple (Gafa), dispuestos a practicar la optimización fiscal estableciendo su sede donde la fiscalidad es más baja.

READ  Nuevo descubrimiento de 182 tumbas anónimas cerca de un antiguo internado

Cien multinacionales con más de 20.000 millones de euros de ventas anuales verán redistribuida parte de sus impuestos a los países donde realmente desarrollan su actividad.

Este perímetro, así como el impuesto mínimo del 15%, son considerados insuficientes por algunos países emergentes, especialmente porque la tasa impositiva corporativa promedio en el mundo es hoy del 22%, contra el 50% en 1985. Kenia, Nigeria, Sri Lanka y Pakistán, asociados a negociaciones que incluyeron a 140 países, aún faltan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.