resistir la tentación del poder personal

Editorial. Túnez acaba de entrar en una fase delicada de su trayectoria democrática posterior a 2011. Si la agitación no ha salvado a este pionero de la “Primavera Árabe” en los últimos diez años, el establecimiento el 25 de julio por el presidente Kaïs Saïed de un régimen excepcional, supuestamente temporal, plantea un desafío sin precedentes. El Jefe de Estado asumió de facto plenos poderes con el objetivo declarado de corregir una crisis multifacética (parálisis política, declive socioeconómico, problemas de salud) y de estabilizar un país amenazado por la decadencia.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Túnez se sumergió en lo desconocido tras el golpe del presidente Kaïs Saïed

En Túnez, como en otros lugares, la epidemia de Covid-19 -la tasa de mortalidad es la más alta de África- ha exacerbado un malestar preexistente que estaba a punto de estallar. El episodio es de gran interés para la comunidad internacional, porque el proyecto democrático tunecino hasta ahora ha servido de ejemplo para todo el mundo árabe-musulmán. Fue la última isla de resistencia, después de la cascada de desencanto en torno a las “Fuentes árabes”, torpedeado por guerras civiles o restauraciones autoritarias.

Riesgos de arbitrariedad y abuso

Es demasiado pronto para agregar a Túnez a la lista de esos fracasos. En esta etapa, se destacan dos hechos obvios. La primera es que el golpe de fuerza del presidente Saïed, que destituyó al primer ministro, suspendió el Parlamento y asumió la acusación, fue recibido con escenas de regocijo en Túnez. La popularidad del acto de autoridad del Sr. Saïed, conocido por su integridad, es incuestionable. La población tunecina perdía la paciencia ante el espectáculo de los juegos de artificio de una clase política incompetente y muchas veces corrupta, mientras la economía se estancaba en un escenario de desolación sanitaria. Ennahda, una formación de matriz islámica que jugó un papel central en todas las coaliciones parlamentarias posteriores a 2011, cristalizó la mayor parte de ese resentimiento.

READ  Perro roba una bolsa de comida en un supermercado colombiano y se desinfecta las patas al salir
Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Kaïs Saïed, el atípico presidente de Túnez, en la lucha contra “las élites políticas”

La segunda evidencia es que el método utilizado por Saïed, quien afirma estar en el espíritu de la revolución, aunque hostil a la democracia representativa, es motivo de preocupación. El Jefe de Estado fue mucho más allá de lo dispuesto en el artículo 80 de la Constitución, en cuanto al régimen de emergencia, lo que llevó al profesor de derecho constitucional Yadh Ben Achour a calificar su decisión como “ Rebelión La polémica en torno al uso de esta fórmula es muy común en Túnez y los partidarios de Saïed, galvanizados en las redes sociales, lo rechazan con vehemencia.

La popularidad del acto presidencial no debe impedir el cuestionamiento de los peligros que esconde. En 1987, el “golpe médico” de Ben Ali contra un Bourguiba envejecido también provocó regocijo en Túnez. Conocemos el resto. ¿Kaïs Saïed podrá superar la tentación de la omnipotencia? Volverá a la « funcionamiento regular de las autoridades públicas ‘, como prevé el célebre artículo 80 de la Constitución?

Frente a la desesperación ambiental, ciertamente merece el beneficio de la duda. La restauración de Túnez es fundamental para los propios tunecinos, así como para la estabilidad de la región mediterránea. Sin embargo, la vigilancia debe mantenerse en orden, dados los riesgos de arbitrariedad y abuso. El trabajo de recuperación en curso sería el primero en vivir una aventura personal, aunque envuelto en la referencia totémica a “el pueblo”.

Leer tambien En Túnez, el partido Ennahda juega la carta del apaciguamiento y el diálogo

El mundo

READ  catorce meses de prisión para el magnate de la prensa Jimmy Lai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *