un compromiso «esquizofrénico» entre la justicia climática y el statu quo de las emisiones de GEI

La COP27 finalizó a primera hora del domingo con la aprobación de un texto calificado de «histórico» sobre ayudas a países pobres afectados por el cambio climático, pero sin nuevas ambiciones en cuanto a la reducción de gases de efecto invernadero. Un acuerdo «mitad higo, mitad uva» que lamenta gran parte de la comunidad internacional.

Luego de difíciles negociaciones que se excedieron del cronograma previsto, la COP27 finalizó el domingo 20 de noviembre con un texto muy controvertido sobre la ayuda a los países pobres afectados por el cambio climático pero sin nuevas ambiciones para reducir los gases de efecto invernadero.

La conferencia climática de la ONU, que comenzó el 6 de noviembre en Sharm el-Sheikh, Egipto, terminó al amanecer más de un día de retrasoconvirtiéndola en una de las COP más largas de la historia.

“No fue fácil”, pero “finalmente cumplimos nuestra misión”, subrayó su presidente egipcio, Sameh Choukri.

>> Lea también: «Proyectos fósiles, ‘bombas climáticas’ en plena proliferación»

Finalmente se adoptó una declaración final resultante de muchos compromisos, que pedía una reducción “rápida” de las emisiones pero sin nuevas ambiciones de cara a la COP de Glasgow en 2021.

Un acuerdo “mitad higo, mitad uva”, evalúa François Gemenne, investigador en geopolítica climática y miembro del GIEC (Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático).

Si bien el especialista reconoce un «gran avance político» en la creación de un fondo destinado a recibir financiamiento relacionado con pérdidas y daños en los países del Sur, lamenta, sin embargo, la ausencia de un compromiso adicional en la gestión de la reducción de gases de efecto invernadero (GEI).

Un acuerdo que «no actúa sobre las causas»

“Es un acuerdo esquizofrénico”, lanza François Gemenne, autor de “La ecología no es un consenso” (Fayard). «Acordamos pagar por los daños causados ​​por el calentamiento global, pero por otro lado nos negamos a hacer más para tratar de limitar ese daño».

READ  Coronavirus.- Perú suma 62 muertes más por COVID-19, su cifra diaria más baja en septiembre

Una posición compartida por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien reaccionó a los resultados de la COP27refiriéndose a «un paso importante hacia la justicia», pero metas insuficientes.

“Necesitamos reducir drásticamente las emisiones ahora, y esa es una pregunta que esta COP no ha respondido”, dijo.

La COP27 hizo posible que surgiera un fondo financiero específico, por supuesto: «este es un gran avance para los países del Sur», repite François Gemenne a France 24. , entre otras cosas, la aplicación del principio de quien contamina paga o «quien rompe, paga».

“No actúa sobre las causas. Mientras no actuemos más sobre las causas (emisiones de GEI), habrá más daños asociados y, por tanto, más costes”.

El investigador en geopolítica climática, quien también es profesor de la Universidad de Lieja, en Bélgica, recuerda: es necesario fuera de los combustibles fósiles🇧🇷 Una decisión muy esperada, pero en la que la COP dio en blanco. “Los países que se oponen son los productores de hidrocarburos, como Arabia Saudita y Rusia, pero también muchos países emergentes que temen poner en peligro sus objetivos de desarrollo”, explica François Gemenne.

Es en este punto que, según él, se centrará la mayor parte de la lucha contra el calentamiento global en los próximos años.

“¿Los países emergentes elegirán un camino de desarrollo intensivo en carbono (como Europa, China o Estados Unidos) o podrán elegir un camino de desarrollo libre de carbono que no se base en la extracción de combustibles fósiles?” pregunta François Gemenne, llamando a más cooperación, transferencia de tecnología e inversión en los países del Sur.

No se imponen obligaciones a los principales emisores de GEI

La declaración final de la COP27 también reafirmó «el objetivo del Acuerdo de París de continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C».

READ  Jean-Louis Etienne presenta "Polar Pod", un proyecto de expedición de tres años alrededor de la Antártida en una estación llevada por la corriente

Meta ambiciosa, pero ¿nos damos los medios para lograrla? François Gemenne responde negativamente. “Ese gol, hoy, parece una quimera”, dice. “Si definimos este objetivo sin comprometernos con objetivos intermedios, nunca lo lograremos”, prosigue el investigador, que considera imperativo tomar propósitos a corto plazo (objetivos en términos de presupuesto de carbono por semana o mes), y no a mediano o largo plazo. largo plazo, como ocurre actualmente. “Quien asume estos objetivos sabe que ya no estará en el cargo, o incluso que estará muerto, cuando lleguemos a ese horizonte”.

Para Annalena Baerbock, ecologista alemana y ministra de Asuntos Exteriores, “la esperanza y la frustración” se mezclan al término de esta nueva convención climática. “Hemos logrado un gran avance en la justicia climática, con una amplia coalición de estados después de años de estancamiento, pero el mundo está perdiendo un tiempo precioso en la trayectoria de 1,5 °C”, dijo.

“Doy la bienvenida al progreso logrado en la COP27, pero no hay tiempo para la autocomplacencia”, dijo el primer ministro británico, Rishi Sunak, en un comunicado publicado en Twitter. «Mantener el compromiso de 1,5°C es vital para el futuro de nuestro planeta», escribió, y agregó: «Se necesita hacer más».

La misma decepción expresó el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans. “El mundo no nos agradecerá cuando mañana solo escuche excusas”, dijo. «Lo que tenemos aquí es un paso demasiado corto para la gente del planeta. No proporciona suficiente esfuerzo adicional de los principales emisores para aumentar y acelerar sus reducciones de emisiones».

Los principales emisores, incluida China, que ni siquiera está seguro de participar en el fondo de reparación. “China acepta invertir dinero, pero no quiere verse obligada a hacerlo y no a la altura de los países industrializados”, explica François Gemenne, señalando, sin embargo, que es el principal transmisor mundial de GES.

READ  Derechos humanos.- Las mujeres latinoamericanas pierden más de mil millones de euros al año por embarazo adolescente

El domingo, Suiza lamentó que la cumbre COP27 no haya impuesto obligaciones a los principales emisores de GEI y aseguró que garantizará una adecuada contribución a la lucha contra el cambio climático.

“Los estados acordaron un programa de trabajo hasta 2026. Sin embargo, este no vincula expresamente a los países con mayores emisiones de gases de efecto invernadero”, según una nota de la Secretaría Federal de Medio Ambiente. «Suiza lamenta esta decisión y trabajará para garantizar que estos países también contribuyan», continuó el comunicado.

De momento, el fondo lo aportarán los países industrializados, históricos contaminadores como Europa, Estados Unidos, Japón y Rusia. La altura de las contribuciones aún no se ha fijado, especifica el investigador en geopolítica climática. “Debemos evaluar el alcance de los daños, tanto tangibles como intangibles (relacionados con la migración y la pérdida de cultivos), y será una evaluación difícil”, dice.

La ministra de Cambio Climático de Pakistán, Sherry Rehman, presidenta interina del poderoso grupo de negociación G77+China, había dicho previamente que el fondo «no es para caridad» sino «un avance hacia inversiones a largo plazo en nuestro futuro común y una inversión en justicia climática». 🇧🇷

Después de la COP, el Ministro de Medio Ambiente de Antigua y Barbuda, Molwyn Joseph, en nombre de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (Aosis), dijo: «Aosis se ha comprometido con el mundo a no abandonar Sharm el-Sheikh sin establecer con éxito un fondo de respuesta a pérdidas y daños. Esta misión de 30 años ahora está cumplida».

Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.