¿Cómo puede la ciencia contribuir al turismo del mañana?

Imagen de Indiana Jones y En busca del arca perdida

Creer en la ciencia es creer en el progreso con la idea de que el mundo aprovecha los avances tecnológicos para afrontar los retos de las sociedades contemporáneas. En esta columna, desafiaremos estas nociones de ciencia y tecnología para diseñar el turismo del mañana. Primero volveremos a la figura idealizada del científico antes de presentar las diferentes dimensiones del turismo científico. Finalmente, veremos cómo la tecnología digital permite a los viajeros contribuir a la investigación científica.

En la crítica habitual al turismo, se asume que, al analizar las motivaciones de los viajeros, podemos diferenciar entre Nosotros vamos del Incorrecto turismo. Por ejemplo, el buen turismo es el turismo cultural, “Una de las formas de combatir la“ comercialización ”de las relaciones turísticas, específica del llamado turismo“ masivo ”. (Primo, 2008). forzando la línea, y “Para escapar de la mistificación turística, sería necesario ser antropólogo y viajar” a expensas de la princesa “como parte de su trabajo” (MIT, 2002). Así, solo el erudito y el científico parecen exentos de viajar porque están lejos de la folclorización y se guían por la mundanalidad académica. En esta visión restringida del turismo hay, sin embargo, parte de la verdad, a saber, el desarrollo del turismo científico con apariencias sostenibles.

Apoyándose en la ciencia y, por tanto, en marcha, el turismo científico se propone conectar al turista, sea cual sea su perfil, con la investigación científica.

La figura científica en la cultura popular

El cine comparte un arquetipo del investigador que, como conocimiento puede aportar información para resolver historias de fondo complejas. El más famoso es, sin duda, el profesor Jones, también conocido como Indiana Jones. El arqueólogo viaja por el mundo para encontrar tesoros perdidos y participar en la difusión del conocimiento. Además, es esta misma figura del saber la que se aclama en Parque jurásico en torno a los doctores Grant y Sattler, paleontólogos y paleobotánicos, que podrán validar la realidad científica del parque de atracciones. En otra medida, es el aspecto singular y excesivo del profesor Brown lo que aporta su visión del viaje, pero esta vez en el tiempo, gracias a los inventos de De vuelta para el futuro. La figura del científico en el cine cristaliza en estereotipos de personajes que posicionan su conocimiento como eslabón esencial en la aventura.

READ  cuando la ciencia ficción se hace realidad

Las dimensiones del turismo científico

De hecho, los viajes de los científicos se parecen poco al cine. Sin embargo, un puesto tiende a desarrollarse: integrar consideraciones científicas en el viaje. Así, el turismo científico representa actividades donde todos participan en la producción y difusión de la investigación científica (Rede INST, 2019). La presencia de un tercero resultante de la investigación parece imprescindible, pero los criterios de participación en las misiones son accesibles a todos en función de la actividad propuesta. Según Mao & Bourlau (2018), se pueden presentar cuatro dimensiones del turismo científico:

  • Turismo de exploración y aventura con dimensión científica: Expediciones alpinas para conquistar diferentes picos o explorar bosques en busca de biodiversidad. Si eres fanático del reportaje, no es raro acompañar estas aventuras con la figura de un aventurero acompañado de su equipo de investigadores multidisciplinares que trepan ríos salvajes en canoas masificadas.
  • Turismo cultural cercano al ecoturismo (o turismo educativo): aporta conocimientos adaptados al perfil de cada uno, principiantes o no, niños o adultos. Caracterizado por una fuerte mediación cultural, puede intervenir en espacios naturales, culturales o industriales con una participación más o menos importante de voluntarios y lugares. Al asociar la investigación con la preservación del medio ambiente, los equipos científicos aprovechan la presencia de los visitantes para sensibilizarlos sobre temas ecológicos. Los Parques Naturales Regionales son los mejores representantes. Aprovechemos esta oportunidad para felicitar y dar la bienvenida a los dos recién llegados: Corbieres-Fenouilledes y Doubs-Relojero.
  • Turismo de investigación científica: corresponde a estudiar en un campo de investigación externo o a encuentros de tipos de investigación, coloquios o seminarios universitarios. en la serie Amigos, El Dr. Ross Geller (paleontólogo) hace un viaje a una conferencia científica en Barbados para visitar la isla con sus amigos (al menos el hotel).
  • Ecovoluntariado científico: A diferencia del ecoturismo antes mencionado, donde el turista sigue siendo un espectador, el ecovoluntariado implica la acción del viajero. El voluntario participa en actividades de recogida o sensibilización en función de las misiones y bajo la supervisión de un científico o especialista. Puedes salvar tortugas en Costa Rica, ayudar a elefantes heridos por actividades turísticas o participar en la reforestación de ciertas áreas dañadas por la actividad humana.
READ  Imágenes espectaculares de una poderosa explosión solar

Tecnologías para contribuir al turismo científico

Sin embargo, no es obligatorio unirse a un proyecto, equipo o egresado para contribuir a un proyecto científico. Las nuevas tecnologías permiten que todos participen, aunque con timidez, en proyectos de investigación. El caso más frecuente sigue siendo la participación en el censo de fauna y flora. Algunas iniciativas francesas:

  • PlantNet (Floris’Tic): “Este trabajo de investigación está en las fronteras de varios campos (botánica, ecología, informática, ciencias participativas) y tiene como objetivo en particular contribuir al seguimiento de la biodiversidad vegetal a escala global”.
  • MObI (Nueva Caledonia de WWF Francia): “Esta aplicación permite a todos localizar y hacer referencia a sus observaciones de mamíferos marinos realizadas en la región de Oceanía. La aplicación fue diseñada para que todos puedan contribuir a conocer más sobre estas especies y así participar en su salvaguarda ”.
  • INPN- Especies (Museo Nacional de Historia Natural – París): “Comparta sus hallazgos con expertos para que puedan determinar sus nombres a través de la aplicación INPN Species. Te permite conocer, desde tu teléfono móvil, la diversidad de especies presentes a tu alrededor y participar en el inventario de biodiversidad de tu municipio ”.
  • Naturalista (Liga de Protección de las Aves, Delegación Provenza-Alpes-Costa Azul). “La aplicación le permite ingresar sus observaciones naturalistas directamente en el campo a través de su teléfono inteligente. Luego, los datos se benefician de la validación por parte de una red de expertos. Contribuyen de forma directa y diaria al conocimiento y protección de la biodiversidad ”.

Estas iniciativas nos permiten dar respuesta a la principal dificultad del investigador: el acceso a los datos de la investigación. Debido a la falta de tiempo en el destino, la falta de observación puede reducir la calidad de las búsquedas. La tecnología digital permite relegar estas misiones de observación a los turistas que están presentes en los territorios.

READ  “La ciencia es víctima de una crisis de paciencia” - Radio Notre Dame

Finalmente, no es necesario ser Indiana Jones para participar en el equilibrio de poder en el mundo. Si seguimos creyendo en los beneficios que puede traer la ciencia, la investigación científica puede contar con el turista como un colaborador puntual pero duradero.

Bibliografía

Primo, S. (2008). UNESCO y la doctrina del turismo cultural. Genealogía de un “buen” turismo. Civilizaciones. Revista internacional de antropología y ciencias humanas, (57), 41-56.

Equipo MIT (2002), Tourismes 1. Lugares comunes, París, Ed. Belin, 320p.

Mao, P. y Bourlon, F. (2011). Turismo científico: un ensayo definitorio. Teorías: revista de investigación turística, 30(2), 94-104.

INST Network (2019), “¿Qué es el turismo científico? “, https://scientific-tourism.org/tourisme-scientifique/?lang=fr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *