Por una política de población de Quebec

Podemos habilitar todo el reciclaje, y debemos, la sociedad de Quebec está y estará luchando con una escasez crónica de mano de obra en lo que podemos ver en el futuro. Casi el 100% de las empresas de Quebec se enfrentan actualmente a una escasez de mano de obra, y la situación no es mejor en el sector público. ¿La escasez actual de mano de obra anuncia, para mañana, un déficit en el número de ciudadanos necesarios para un desarrollo interno armonioso y una influencia externa que Quebec necesita para la vitalidad de su economía y su cultura?

¿Falta de ciudadanos?

La pregunta debe hacerse.

Es incorrecto decir que la escasez de mano de obra es del mismo orden en Quebec que en otras partes del mundo, y particularmente en América del Norte. La diferencia radica en el crecimiento demográfico esperado hasta 2050; más de 60, 20, 9 y 5 millones de ciudadanos, respectivamente, para Estados Unidos, México, Canadá y Ontario, en comparación con poco más de medio millón para Quebec. Para 2045, la población de Ontario será de 20 millones, la de Quebec será de poco menos de 10 millones.

Nuestros vecinos y socios económicos claves tendrán reservas para la renovación y enriquecimiento de su fuerza laboral. Este no será el caso de Quebec. ¿Tomar nota o avanzar en el análisis de nuestro futuro demográfico? Ha llegado el momento de crear una comisión de investigación como lo hemos hecho en el pasado y, con éxito, cuando teníamos que iluminar nuestro futuro en materia de educación, salud y bienestar social, política lingüística, relaciones entre los pueblos aborígenes y determinados servicios, libertad de asociación, etc

READ  el déficit comercial se desploma en septiembre

necesidades demográficas

El mandato de esta comisión podría incluir los siguientes asuntos: (1) análisis de las necesidades demográficas de Quebec desde ahora hasta mediados de siglo. Se tomaría en cuenta el envejecimiento acelerado de su población y el continuo declive de la población en edad de trabajar combinado con la necesidad de producir bienes y servicios económicos, ecológicos, sociales y culturales; (2) análisis de las necesidades demográficas de las regiones, de cada una de ellas, cuyo desarrollo no se dará sin una masa crítica de ciudadanos; (3) evaluación de la participación esperada de tecnologías avanzadas en la producción económica, ecológica, social y cultural de Quebec para asegurar el mantenimiento o incluso el crecimiento de la tasa de actividad en las próximas décadas; (4) análisis de la política de inmigración, incluida la migración neta interprovincial negativa de treinta años de Quebec; el examen de las causas de la salida de los inmigrantes que llegan a Quebec después de los primeros dieciocho meses de su llegada y la revisión de nuestros sistemas de acogida, incluida la oferta de francización que debe convertirse, en cantidad y calidad, en una de nuestras políticas más avanzadas. (5) Finalmente, el análisis de los efectos políticos predecibles de un crecimiento demográfico bajo, medio o alto.

Si la proporción de personas mayores (65 años y más) es actualmente del 20% y asciende a 1,7 millones de quebequenses, aumentará progresivamente hasta el 27% en 2050, totalizando 2,6 millones de quebequenses. ¿Qué mano de obra necesitaremos para brindarles a estos adultos mayores los servicios domiciliarios o institucionales que su situación requiere?

¿Cuáles son las masas críticas de ciudadanos necesarias para 2050 para el establecimiento de una vida económica, social y cultural sólida en las regiones de Quebec? Asegurar que cada región siga siendo viable, dinámica y atractiva.

READ  de la vida rural, está surgiendo una nueva fuerza en la escena política.

¿Una política de población?

Al final del trabajo de la comisión, Quebec tendría datos sobre su futura situación demográfica, elementos de una posible política de población de Quebec. Al hacerlo, Quebec se uniría a los muchos países que realizan esta investigación sobre ellos.

Si no se hace nada para construir el futuro de otra manera, debemos temer el debilitamiento de una sociedad mermada por su debilidad demográfica y su envejecimiento; también temen el colapso de su modelo social y la pérdida del dinamismo que ha sustentado su impulso económico durante el último medio siglo. En el pasado, Quebec ha encontrado, en la auto-investigación, el conocimiento de las mejores prácticas y la acción concertada, las palancas de su afirmación duradera. Estos enfoques convergentes le han servido bien. Urge reanimarlos para que adopten una política demográfica capaz de suplir su falta de mano de obra y consolidar su riqueza primaria, su riqueza humana.

para ver en video

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.