Portugal: «En el Paleolítico, en el valle del Côa, los artistas grabaron sus obras para que todos pudieran verlas»

Descubierto en 1991, este museo portugués al aire libre, testimonio conmovedor del Paleolítico superior extendido en un área de 200 kilómetros cuadrados, no tiene equivalente en Europa. Encuentro con Thierry Aubry, doctor en prehistoria y director científico del parque arqueológico del valle del Côa.

Siluetas estilizadas de caballos, uros, rebecos … A lo largo de los últimos diecisiete kilómetros del río Côa antes de desembocar en el Duero, surgen miles de grabados, sobre inmensos muros de esquisto, el más antiguo de los cuales data del 30.000 a. C.

Descubierto en 1991, este museo al aire libre, testimonio conmovedor del Paleolítico superior extendido en un área de 200 kilómetros cuadrados, no tiene equivalente en Europa. Sin embargo, casi se lo traga después de la construcción de una presa hidroeléctrica en la década de 1990. Salvo las aguas en 1995 después de una larga batalla, este sitio excepcional fue inscrito en la lista del Patrimonio Mundial por la Unesco. En 1998. Desde entonces, abierto a visitas guiadas. Descifrado con Thierry Aubry, doctor en prehistoria y director científico del parque arqueológico del valle del Côa.

GEO: ¿Qué revelan los grabados de Côa sobre los hombres que los hicieron?

Thierry Aubry: Ya sea una sociedad con gran movilidad, en movimiento o de intercambio de información y materiales en un área de al menos 400 kilómetros cuadrados, desde lo que es hoy la pequeña ciudad de Rio Maior, al norte de Lisboa, hasta Valladolid, en España. . Prueba de ello es la similitud de los estilos de grabado en esta zona, pero también el estudio del pedernal utilizado en el valle del Côa: fueron realizados en una roca que no proviene de aquí. A medida que evolucionaron en una geografía variada, entre la Meseta -la vasta meseta castellana- y las gargantas del río Duero y sus afluentes, los grupos cazadores-recolectores del Côa tuvieron acceso a una amplia variedad de recursos. Su instalación fue, por tanto, capaz de extenderse en el tiempo de forma notable: de 30.000 a 12.000 años antes de nuestra era.

READ  los ganadores y perdedores de la pandemia

En este valle, los dibujos no fueron tallados en cuevas, sino al aire libre. ¿Es esta una excepción del Paleolítico en Europa?

Es difícil responder a esa pregunta. Pero la existencia de este yacimiento y de algunos mucho más pequeños en España, así como de una roca grabada al este de los Pirineos, tiende a demostrar que los grabados al aire libre correspondían a una importante realidad de la época, y desafíos. la idea de que estas formas de expresión se limitaban a santuarios privilegiados. En estas sociedades, el arte no estaba separado de la vida cotidiana. Sabemos esto porque encontramos, cerca de cortar piedras, huesos y diversas herramientas útiles en la vida cotidiana.

Además de las tareas esenciales para su supervivencia, estos hombres se esforzaron por modificar su espacio natural. Utilizando picos de piedra muy resistentes, piramidales en la punta, figuras de animales picoteadas, talladas o talladas en las paredes, principalmente caballos, uros, cabras montesas o ciervos. No representaban a los animales que comían con más frecuencia, como el jabalí o el conejo, sino a los que portaban un fuerte simbolismo, casi mitológico.

Más que los temas o motivos, es el hecho de que estos estampados estén integrados en el paisaje y sean visibles para todo lo que es original. También se cree que este sitio rocoso era un lugar donde grupos dispersos se reunían de manera regular, cíclica, para intercambiar y obedecer los mismos símbolos. No creo que podamos hablar de religión, sino de totemismo. Y en cualquier caso, estamos ante una cultura.

En este contexto, ¿podemos hablar de arte?

Sí, porque cada uno de los grabadores aportó su toque personal. El estilo es común, pero la forma de hacer las cosas es claramente individual. Por ejemplo, en ciertas representaciones de perfil, los herbívoros tienen varias cabezas, lo que infunde un sentido de movimiento y narración varias decenas de miles de años antes de la aparición del cine o los dibujos animados.

READ  26 inmigrantes desaparecidos y un muerto en Canarias

Otros artistas insistían en una posición particular de la cola, en los detalles morfológicos del hocico de los uros o en la posición de las orejas, en la curvatura de los cuernos … Los matices son innumerables. Y, al final del período Paleolítico, las obras a veces estaban adornadas incluso con signos abstractos. Aún así, no se trataba de entretenimiento o manualidades, mucho menos graffiti. Estas imágenes claramente tenían sentido y ayudaron a estructurar su sociedad.

➤ “Viaje al Valle Dorado”, un informe publicado en el Revista GEO Marzo 2021 (No. 505, Portugal).

➤ Para ver todos los problemas de GEO disponible individualmente, está aquí ! ¿Ya eres fiel al contenido de GEO? Para no perderte nada, descúbrelo nuestros planes de suscripción para recibir fácilmente GEO en su hogar todos los meses.

Me inscribo en GEO. © Air Pano / Onlyworld.net.

Lea también:

⋙ Arqueología en retro (3/5): el regreso al descubrimiento fortuito de la cueva «maravillosa» de Lascaux en 1940
⋙ “La Tierra como legado”, exposición para comprender cómo el hombre ha explorado el planeta desde el Neolítico
⋙ Detrás de escena de Lascaux IV: reproducción de la obra de los hombres del Paleolítico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *