Como el virus se transmite por aerosoles, Juana quiere usar un filtro para detectarlo

Imagina un intercambio por estación de bus o metro. Cada día circulan por sus plataformas miles de viajeros, muchos de los cuales portan el coronavirus SARS-CoV-2 y tienen la capacidad de contagiar, pero aún no lo saben porque no han desarrollado síntomas, o son directamente asintomáticos. Afortunadamente, un grupo de investigadores recolecta cada noche un dispositivo instalado en la estación con un filtro que permite que las muestras del virus queden atrapadas en el aerosoles en suspensión. Así, al analizarlo, es posible saber cuándo la amenaza está creciendo en un vecindario en particular por encima de los límites de alarma o en una ciudad a lo largo del tiempo.

Por ahora, algo así es ciencia ficción, pero el investigador Juana Delgado Saborit y sus compañeros de la Universidad Jaume I de Castellón intentan hacerlo realidad pronto. Gracias a una subvención de la Fundación BBVA para investigar respuestas a la pandemia Covid-19, este equipo multidisciplinar de especialistas en epidemiología ambiental, calidad del aire y microbiología comenzó a investigar la detección y cuantificación de carga viral en SARS-CoV-2.

Ellos usarán primero muestras de aerosoles atmosféricos recopilados por el Servicio de Calidad del Aire de Gobierno valenciano. Los mismos que hasta ahora servían para verificar la evolución de NO2 o material particulado emitido por el tráfico, pueden servir en el futuro para realizar sonar alarmas por un posible brote epidemia incluso antes de que el primer paciente llegue al hospital.

READ  Sociología militar: 199 años rompiendo filas

PREGUNTA. ¿La idea del proyecto de conseguir una tecnología de detección de virus es análoga a la que nos informa cuando los niveles de contaminación son muy altos?

RESPONDER. Sí, queremos ver si se puede detectar la carga genética en filtros, algo que lograron hacer colegas del norte de Italia, en la región de Bérgamo, cuando tenían el gran pico de casos. Queremos monitorear estos niveles teniendo en cuenta que sabemos que hay un desfase, porque justo antes de presentar los síntomas es cuando las personas son altamente infecciosas. Además, muchos se encuentran completamente asintomáticos, sin saber que transmiten el virus. Entonces, lo que queremos ver es si se puede detectar esta carga para que, antes de que los hospitales o las unidades básicas de salud comiencen a colapsar, podamos predecir que el pico aumentará, al igual que se detectan los niveles de NO2. o PM10.

Queremos ver si se puede detectar esta carga, exactamente cómo se detectan los niveles de NO2 o PM10.

El problema que tenemos actualmente es que, como el virus es asintomático y se propaga exponencialmente, en el momento en que las autoridades se den cuenta de que ya tienen un problema, esta sería una forma de adelantarse al virus.

P. Sin embargo, la concentración de virus en el medio de un cuadrado puede ser muy difícil de detectar. ¿La idea sería utilizarlo principalmente en interiores o podría utilizarse en exteriores?

R. Cuantos más puntos de control podamos tener, mejor. La idea que queremos hacer es colocarlo en el centro de las ciudades de Castellón, Valencia y Alicante, donde tienen mayor densidad de población, y luego intentar detectarlo. Como extensión de este proyecto, también nos gustaría poder medirlo en zonas del interior muy transitadas y que podrían darnos un indicio de si el virus está en el medio ambiente.

READ  Los astrónomos predicen la ruptura del Universo; La Vía Láctea se fusionará y la Tierra desaparecerá

Si se captura, será posible capturar filtros externos e internos, la única diferencia es que la carga genética estará más concentrada y quizás la alarma sonará un poco más rápido. Otro factor es que dentro de la casa solo atrapas a personas que pasan, mientras que fuera de casa tomas la carga genética de un número mucho mayor de personas.

P. ¿Cómo funcionaría, sería necesario quitar el filtro o se puede monitorear en tiempo real para detectar contaminación?

R. No, no tenemos la tecnología para hacer esto en tiempo real. Lo que tenemos que hacer es capturar con el filtro poroso los virus que irían al aerosol, este filtro lo llevamos al laboratorio, extraemos la carga genética usando los protocolos recomendados por la OMS y esta carga se mide por PCR. Lo mismo se usa con fluidos biológicos, pero aplicado a filtros.

P. Tu carrera se centra principalmente en la contaminación ambiental, ¿cómo ves este debate sobre los vehículos privados o el transporte público en relación a la transmisión del coronavirus?

R. Debemos contemplar todos los ámbitos, no solo el de la propagación del virus, sino también pensar que los coches al ser colocados en el medio ambiente generan contaminantes que también generan efectos secundarios. Hay que encontrar un equilibrio y, en primer lugar, promover que el transporte público sea seguro, para que las personas, en lugar de viajar en automóvil, puedan moverse activamente, ya sea caminando o en bicicleta, en las distancias que se pueden alentar. .

Esto debería servir de base para cambiar el modelo que existía en las ciudades. Teníamos un modelo consolidado en el que la gente dependía del coche y había que impulsar un cambio estructural en el que la gente pudiera moverse de otra forma. Esta crisis social y sanitaria debe servir para intentar solucionar un problema de larga data, que es la contaminación atmosférica, que tiene efectos tanto en el clima como en la salud de las personas.

READ  Realizan huelga virtual en la Facultad de Química

P. Pero por el momento no sabemos si existe una correlación y el virus usa, digamos, esta contaminación para permanecer en el aire por más tiempo.

R. Hay investigaciones que buscan dilucidar esto, si el virus, al tener más partículas, encuentra un vehículo para llegar a más personas, tanto en interiores como en exteriores. También hay evidencia emergente de que la causa raíz de varios eventos de supercontenido radica en la contaminación de estos entornos. Queda por ver si se debe al transporte o si, por otro lado, ocurre que en las ciudades más expuestas a la contaminación atmosférica, las personas tienen un sistema inmunológico más débil y, por tanto, con menos fuerza para combatir el virus. Todo esto está siendo investigado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *