La contaminación por plomo también afecta a las abejas

Si el papel de los agroquímicos en la disminución de insectos polinizadores ya está bien identificado, no es lo mismo para otros contaminantes debidos a actividades humanas, como el plomo. Su toxicidad está bien documentada en la salud humana (intoxicación por plomo y ciertos tipos de cáncer), pero muy poca en los invertebrados. Coline Monchanin y Mathieu Lihoreau, del Centro de Investigación sobre Cognición Animal, Toulouse, con otros dos colegas, revisaron una gran cantidad de estudios publicados durante los últimos 45 años sobre los efectos del plomo, mercurio, arsénico y cadmio. Este “metaestudio”, publicado el pasado mes de marzo, concluye que la exposición a estos metales pesados ​​tiene efectos deletéreos sobre los invertebrados terrestres incluso a dosis muy bajas, por debajo de los límites regulatorios internacionales. Con el apoyo de otros colegas, estos investigadores también exploraron más específicamente el impacto del plomo en las facultades cognitivas de las abejas.

Las abejas absorben el plomo cuando se alimentan: este metal está presente en el suelo y en el agua de riego, por lo que se encuentra en el polen y en el néctar de las flores. ¿Con que consecuencias? Se sabe desde hace algunos años que, dependiendo de las dosis absorbidas, esto puede afectar la supervivencia, el desarrollo fisiológico o la capacidad de alimentación de las abejas. El equipo de Toulouse investigó el efecto del plomo en sus habilidades de aprendizaje y memorización, una flexibilidad cognitiva fundamental para identificar las plantas más productivas y los cambios en la flora con las estaciones.

READ  Singapur ha detectado un caso de la nueva cepa británica de coronavirus

Trabajos anteriores han demostrado que la flexibilidad cognitiva se ve afectada en ratones sometidos a dosis no letales de plomo. ¿Y las abejas? Los investigadores estudiaron el rendimiento de búsqueda de alimento de nueve colonias de abejas. (Apis mellifera), cada uno alojado en su colmena. Cada colonia se colocó en el exterior en una jaula de tres metros y se siguió durante 10 semanas. Para reponer el néctar, estos recolectores tenían agua azucarada disponible: una solución sin plomo en tres jaulas que sirvió como control y dos soluciones que contenían 0.075 y 0.75 miligramos por litro (mg / L) de plomo respectivamente en los otros dos grupos de tres jaulas. cada. Estas concentraciones, representativas de las condiciones reales, están muy por debajo de los límites reglamentarios (5 mg / L para agua de riego).

En el dispositivo utilizado por el equipo de Toulouse, la abeja está inmovilizada, su cabeza frente a un tubo esparce un aroma floral. Para que aprenda a responder positivamente a este olor, inmediatamente estimulamos sus antenas con una solución de azúcar. Esto provoca reflexivamente la extensión de su probóscide y recibe una gota de agua con azúcar (usando la vara amarilla).

© Coline Monchanin

Se realizaron evaluaciones de comportamiento en 268 abejas nacidas en cautiverio, utilizando un dispositivo que inmoviliza al insecto y registra la extensión o no de su tronco (apéndice en forma de tronco) en respuesta a un olor.: Este reflejo de extensión se activa cuando el olor corresponde, en el proceso de aprendizaje del insecto, a un líquido nutritivo. El protocolo experimental constaba de tres fases: una primera durante la cual se enseña a la abeja a responder positivamente a un olor A y negativamente a un olor B, una segunda donde se evalúa su memoria (1 hora después de la fase de aprendizaje) y una tercera fase donde la instrucción inicial se invierte para estimar su flexibilidad cognitiva, es decir, su capacidad para aprender una situación que contradice su aprendizaje inicial.

Cuales son los resultados? “En las dos concentraciones de plomo probadas, no hay impacto en el aprendizaje simple de la primera fase”, explica Coline Monchanin. Por otro lado, la exposición regular a 0,75 mg / L de plomo provoca pérdida de memoria olfativa y, principalmente, falta de flexibilidad para aprender nuevos olores. En la naturaleza, tales deficiencias pueden penalizar a las abejas, que no pudieron abandonar las flores que no producen néctar y polen en favor de las que florecen. A la larga, es la supervivencia de la colonia la que puede verse comprometida, como es el caso de los pesticidas. “

experiencia de aprendizaje de abejas

La ingestión de plomo por parte de las abejas dificulta su desarrollo (el tamaño de la cabeza es menor) y limita sus capacidades cognitivas en cuanto a flexibilidad (entre dos fases de aprendizaje) y memoria.

© Coline Monchanin

Además, los investigadores encontraron que el tamaño de la cabeza de las abejas expuestas al plomo era menor, lo que lograron correlacionar con la acumulación de plomo en su cuerpo. Para averiguar si el rendimiento cognitivo se ve afectado por estos cambios morfológicos, evaluaron las habilidades de aprendizaje de 149 abejas de 15 colmenas libres utilizando el mismo protocolo. Se ha confirmado el vínculo causal entre el tamaño de la cabeza y el rendimiento cognitivo. Estos resultados muestran que la exposición al plomo tiene un impacto significativo en las abejas. También requieren el estudio de los efectos de los cócteles de elementos presentes en pequeñas cantidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *