Niebla mental, ausencias … daño por coronavirus en el cerebro meses después de la infección

Cuando coronavirus, los síntomas asociados a la enfermedad fueron los de otros virus respiratorios: tos, fiebre, dificultad para respirar, dolores de pecho y, en los casos más graves, neumonía. Poco a poco se fueron revelando más síntomas asociados a otros órganos y se comprobó que el virus tenía la capacidad de atacar prácticamente cualquier tejido humano. Más tarde, se dio cuenta de que algunos pacientes nunca se curaron: primero hablaron de las secuelas de la enfermedad, que aparecieron en pacientes que no necesariamente estaban gravemente enfermos. Posteriormente se adoptó otro término, el de “codicia persistente“(covid largo): personas que por algún motivo continuaron y continúan padeciendo la enfermedad meses después de entrar en contacto con el virus, con síntomas de distinta intensidad y que generalmente afectan a más de un órgano.

Los médicos y científicos hablan de otra ola, cuyos números no se actualizan a diario, pero que no cesa, de pacientes que nunca se recuperaron del coronavirus o que, a pesar de transmitir la enfermedad de forma moderada, ahora tienen síntomas que hacen imposible la vida normal. Desde las secuelas del covid 19, al igual que con tantos aspectos relacionados con el nuevo coronavirus, casi no se sabe nada y los médicos están cegados, aprendiendo de las experiencias de sus pacientes. En varios países se están realizando estudios acumulando experiencias de pacientes que la padecen: en España, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia publicó hace unos días los resultados de una encuesta de más de 2000 afectados, realizado entre junio y octubre de este año, lo que nos permitió conocer el perfil promedio de quienes padecen de codicia persistente: Mujer de 43 años que sufrió síntomas durante una media de 185 días. La encuesta también reveló los síntomas más comunes, con resultados similares a estudios en otras partes del mundo:

  • Cansancio / astenia (95,91%)
  • Malestar general (95,47%)
  • Dolores de cabeza (86,53%)
  • Mal humor (86,2%)
  • Oh dolor muscular, mialgia (82,77%)
  • Dificultad para respirar (79,2%)
  • Dolor articular (79%)
  • Falta de concentración o déficit de atención (78,2%)
  • Dolor de espalda (77,7%)
  • Presión torácica (76,83%)
  • Ansiedad (75,4%)
  • Fiebre baja (75%)
  • Tos (73,2%)
  • Fallos de memoria (72,6%)
  • Dolor de cuello (71,3%)
  • Diarrea (70,8%)
  • Dolor de pecho (70%)
  • Palpitaciones (69%)
  • Mareos (69%)
  • Hormigueo en las extremidades (67%)

En la investigación, 200 síntomas diferentes; los pacientes se sometieron a una medida de 36, afectando hasta siete áreas diferentes. Más del 70% todavía lo considera un esfuerzo para ir a trabajar o cumplir con sus obligaciones familiares o sociales. Algunos de ellos estaban gravemente enfermos cuando contrajeron el virus. Pero muchos de los que ahora sufren de codicia persistente apenas tenían síntomas cuando estaban infectados o eran muy leves, como explica. LD Javier de Miguel, neumólogo y coordinador de poscovidismo del hospital Gregorio Marañón: “El perfil es muy variado”, dice, “hay pacientes más vulnerables o pacientes con enfermedades crónicas en los que estas enfermedades previas tienen más probabilidades de descompensarse”, pero también son ver “atletas que de repente no pueden mantener el mismo nivel de actividad”: “Hacemos radiografías y no encontramos cambios.“Se estima que uno de cada diez pacientes tiene síntomas persistentes de tres a cuatro semanas después de la infección. El porcentaje se eleva a más del 50% en los que requirieron hospitalización.

READ  The Lancet hace mentiras francas sobre la respuesta al covid-19

Al principio, explica, “estábamos mirando el perfil de los pacientes más graves y ahora estamos viendo que cualquier gravedad de la enfermedad puede dejar secuelas“Dice De Miguel. Algunos pacientes ni siquiera se dieron cuenta en ese momento de que estaban infectados y él relata cómo les sucedió a algunos compañeros del hospital, sector que parece especialmente afectado por la codicia persistente. “Vimos compañeros con anosmia que no culparon al coronavirus” y “tardó mucho en contagiarse. para recuperar “.

infografia-covid-persistente-semg.png
Síntomas de codicia persistente en una infografía de la Sociedad de Médicos de Familia

El neumólogo confirma cómo en su servicio se están observando síntomas de todo tipo: cardiológicos, como inflamaciones o arritmias; neurológicos, como dolores de cabeza o anosmia; piel, como urticaria o reactividad excesiva a la mínima fricción de la piel; perdida de cabello; daño vascular, fatiga … En general, los más frecuentes son los pacientes que refieren “no estar bien” con síntomas “inespecíficos”. En su zona, hay pacientes con dificultades respiratorias persistentes, desde personas que pueden llevar una “vida normal, pero con malestar”, hasta otros que necesitan oxígeno en casa. Pero los síntomas que son cada vez más frecuentes e incapacitantes son de otro tipo: neurológicos. Pacientes que ahora no pueden concentrarse, hasta el punto de no poder leer un libro; que sufren de desorientación; que no puede encontrar la palabra correcta al hablar, que sufre de lagunas de memoria: un paciente estadounidense informa que no puede recordar nada sobre un viaje a París con su pareja antes de la infección; que pueden quedarse en blanco en cualquier lugar o que de repente se olvidan de las tareas mecánicas y rutinarias relacionadas con su trabajo. Una variedad de síntomas que se padecen en mayor o menor medida y a los que se hace referencia con el nombre genérico de “Confusión mental”.

Un virus neurotóxico

El Dr. Tomás Segura, jefe de Neurología del Hospital Universitário de Albacete, es uno de los neurólogos que más ha estudiado los efectos del virus en el cerebro y el sistema nervioso de nuestro país. Autor de varios estudios sobre los efectos neurológicos del coronavirus (Registro ALBACOVID, publicado en Neurología) y experiencia en enfermedades cerebrovasculares vinculadas al covid-19 (Enfermedad cerebrovascular en pacientes con COVID-19: neuroimagen, descripción histológica y clínica), Segura defiende en una entrevista con LD que aunque en un principio se pensó que se trataba de un virus casi exclusivamente respiratorio, el coronavirus también es un virus neurotóxico porque “el sistema nervioso es el que, después del respiratorio, se ve afectado con mayor frecuencia durante la fase aguda”. En su hospital, encontraron en mayo, después de estudiar más de 800 casos, que el 57% tenía síntomas neurológicos en el momento de la infección, “desde el más banal, el dolor de cabeza, hasta el más severo, como el estupor”, los pacientes eran capaces de desarrollar encefalopatías que se manifiesta como mareos y, a veces, se convierte en coma. El Dr. Segura atribuye esto a ruptura de la barrera hematoencefálica, el tejido que protege el cerebro durante la infección, lo que habría facilitado la entrada de sustancias tóxicas en este auténtico santuario biológico “de las del cuerpo” provocadas por la respuesta al virus, como los medicamentos.

READ  Los niños asintomáticos pueden transmitir el virus hasta por 3 semanas

Respecto a la fase posterior, la de los pacientes con síntomas persistentes, aún queda todo por saber: Segura destaca que por el momento no hay publicaciones de fondo, pero nuevamente se ve que lo que domina el cuadro clínico son los problemas neurológicos, y menciona esto. respetar el reciente estudio de los médicos de familia. “Allí se puede ver cómo la gran mayoría de los síntomas de los que se quejan los pacientes son neurológicos”, como sensación de fatiga, dolor de cabeza, desánimo, ansiedad u hormigueo. “Lo que domina es la sintomatología del campo del sistema nervioso” aunque, enfatiza Segura, no encontró “anomalías morfológicas en el cerebro de estos pacientesen pruebas realizadas a pacientes post-covid. El neurólogo asegura que están tratando a pacientes que se quejan de haber transmitido el coronavirus hace meses, “incluso de forma banal” y que ahora sufren “una amplia variedad de síntomas, desde un dolor de cabeza continuo hasta sensaciones”. “niebla de pensamiento” o “fatiga crónica”. Sin embargo, en estos pacientes, las resonancias magnéticas, los electroencefalogramas o el análisis del líquido cefalorraquídeo proporcionan resultados “normales”.

Esta falta de resultados provocó la incredulidad inicial de los neurólogos ante los primeros pacientes codiciosos persistentes, aunque ahora los médicos lo consideran muy probable. hay una causa orgánica detrás de estos síntomas a veces inespecíficos. Segura señala que los pacientes suelen ser compañeros, “profesionales de la salud que conocemos bien, que sabemos que su entorno laboral y social no los condiciona”, y que son la prueba de que “hay algo real” detrás de los síntomas emocionales y la fatiga, “un problema médico sutil” cuya causa aún se desconoce.

READ  La mutación del coronavirus es 10 veces más infecciosa que la cepa original detectada en Indonesia

Segura y sus colegas creen que estas secuelas pueden deberse “a un estado persistente de microinflamación en el cerebro “ invaluable en las resonancias y en las que ahora están investigando. Algunos científicos han señalado la posibilidad de que el virus puede “esconderse” en determinados puntos del cuerpo, como el sistema nervioso, y que actúa, como otros virus, el virus de la varicela, por ejemplo, “capaz de asentarse” en nuestro organismo y permanecer allí de por vida. “Creemos que es difícil que el coronavirus pueda tener este neurotropismo directo, aunque no podemos descartarlo por completo”, dice Segura, apuntando a otra posibilidad: que la barrera hematoencefálica “permanece abierta” después de la fase aguda de la enfermedad Y como ya no es hermético, provoca esa “sensación de cansancio continuo” y “niebla mental” en los pacientes. “La medicina aún no lo ha descubierto”, explica el neurólogo.

¿Por qué algunos están dañados y otros no?

Además de la variedad de síntomas y el acertijo de su razón de ser, hay otras preguntas sin respuesta en torno a la codicia persistente, como por qué hay personas que padecen una forma leve de la enfermedad y sufren estas consecuencias meses después, y otras, afortunadamente el la mayoría – excederlo en unos pocos días. Segura destaca cómo se unen dos circunstancias en el desarrollo de cualquier enfermedad: el desencadenante y la genética. De esto último dependería que algunas personas desarrollen secuelas graves o una versión más grave de la enfermedad y otras no, o que los pacientes respondan de manera diferente a los medicamentos. “Por supuesto, hay quienes están infectados con el coronavirus y no tienen síntomas aparentes”, y aún otros pacientes se enferman gravemente, y “está claro que debe haber una condición que tenga que ver con tu genética“, Explique.

Mientras se continúan estudiando los síntomas de la codicia persistente, los afectados comenzaron a asociarse, primero a nivel local y luego a nivel nacional, buscando atención especial por parte de las autoridades, mientras el sistema de salud busca la forma más adecuada de tratar a estos pacientes con síntomas. muy variada y para la que casi no hay respuestas. En Madrid, explica el médico de Miguel, optaron por la atención primaria y la derivación a un especialista en caso de síntomas graves: en su hospital, cada especialidad creaba “consultas específicas” dedicadas a pacientes ávidos persistentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *