pamiers. Mujeres de ciencia: el bachillerato de los Pirineos las hace destacar

lo esencial
Dos profesoras SVT del Lycée Pyrène y sus estudiantes trabajaron con mujeres en la ciencia. Un proyecto que pretende descompartimentar el mundo de la investigación.

Reunidos en una de las aulas del tercer piso del Lycée Pyrène, los alumnos de primer grado saborean el momento. Desde septiembre, por iniciativa de dos profesoras de SVT (Earth and Life Sciences) Elise Jolly y Laurie Pouchard, estas chicas de secundaria llevan a cabo un largo proyecto de investigación sobre las mujeres en la ciencia. A priori, nada podría ser más fácil, excepto que… Una sola pregunta es suficiente para plantear el problema: citar los nombres de varios científicos famosos. Solo un apellido sale espontáneamente del sombrero: Marie Curie. Además, tienes que devanarte los sesos. ¿Están, por tanto, las mujeres ausentes de los campos científicos? Por lo tanto, los premios Nobel estarían reservados exclusivamente para los hombres. “El año pasado, explica Elise Jolly, leí un artículo en una revista sobre estas mujeres no reconocidas”. La profesora de SVT no tardó en proponer y construir un verdadero proyecto educativo… no sin reticencias por parte de algunos de sus compañeros varones. Con su guión, chicas de secundaria y maestras se fueron de pesca, solo para demostrar que las mujeres no están, y por mucho están ausentes, de los campos científicos.

El miércoles por la mañana, la restitución del proyecto tocó a Julie Batut, investigadora del CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Científicas) de Toulouse. Alegría también compartida por Amandine Mayima, PhD en robótica.

Y cuando mencionamos a Emmanuelle Charpentier, Premio Nobel de Química en 2020 por su trabajo sobre los mecanismos moleculares del sistema inmunitario bacteriano, Julie Batut se llena de alegría. “Me emociona ver el nombre de Emmanuelle en una de estas placas y recuerdo que la científica, formada en Francia, “se fue a Alemania a hacer su investigación, por falta de apoyo”.

READ  ¿Justificar la efectividad de cada medida codiciada por un estudio científico? Es una fantasía

trabajo en pez cebra

Por su parte, Julie Batut trabaja sobre el sistema olfativo del pez cebra. ¿Por qué éste en lugar de un pez dorado? “Simplemente porque el embrión de pez cebra es transparente y, por lo tanto, se puede estudiar más fácilmente al microscopio”, explica. Y cómo las neuronas migran al futuro aparato olfativo y se especializan. Dicho así, ¡es obvio!

Amandine Mayima practica en un registro completamente diferente. El investigador desarrolla algoritmos que permiten a un robot tomar decisiones en el contexto de tareas colaborativas con humanos. En el camino hacia el mundo del mañana. Y para los que le tienen miedo a la ciencia o porque inconscientemente nos pondríamos en una situación de fracaso, Julie Batut concluye: “la ciencia no es complicada, es que la explicamos mal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.