VIDEO. Ella baila en gravedad cero para hacer avanzar la ciencia.

Ella nunca ha puesto un pie en el espacio, pero Jeanne Morel abandona regularmente el continente para volar un poco más alto en el cielo … y bailar en ingravidez.

Desde 2016, esta bailarina extrema, recientemente nombrada miembro de la UNESCO en el Consejo Internacional de Danza y a la que le gusta “actuar” en medio de volcanes, en el fondo del mar o en alta montaña, colabora con el Centro Nacional de Estudios Espaciales ( CNES) y la Agencia Espacial Europea (ESA) en estos vuelos Zero-G que tienen como objetivo recrear condiciones de microgravedad a bordo de un Airbus A300.

Con su socio y arquitecto Paul Marlier, responsable de capturar los movimientos de su cuerpo y cerebro mientras improvisa una coreografía ligera, Jeanne entrega los resultados de sus datos a ingenieros, médicos y astronautas de ambas agencias, e incluso a psicólogos de la NASA, que buscan conocer un poco más sobre la capacidad del cuerpo humano para controlar sus gestos – necesaria en el caso de un bailarín entrenado – en un entorno que ya no está sujeto a la gravedad terrestre.

“Es un vínculo maravilloso entre el arte y la ciencia. Por un lado, creamos con mi socio obras de arte digitales poéticas en base a los movimientos de mi cuerpo en microgravedad, por otro lado, los investigadores están estudiando la psicomotricidad en gravedad cero ”, explica.

Los primeros resultados del estudio, todavía en curso, ya han demostrado la creación de nuevas conexiones en el cerebro de Jeanne. “Estudiamos con más precisión las áreas que se activan a través de mis emociones, durante una coreografía”, explica. En definitiva, los datos utilizados podrían, según Jeanne, permitirnos imaginar aplicaciones que serían útiles, por ejemplo, para personas con cuadriplejía. “Podían elegir colores, moverse y de alguna manera bailar, incluso en un cuerpo confinado, activando ciertas áreas del cerebro”.

READ  El huracán Paulette gana impulso; Sally amenaza el Golfo de México

Cuando se le preguntó si sueña con salir a bailar en el espacio algún día, de verdad, Jeanne no descarta la idea. “No lo sé. Por qué no. Tendría que tener sentido. Me veo más en una búsqueda espacial. No en una conquista espacial. Sigo siendo una bailarina espacial”, sonríe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *