Un cálculo de la efectividad de las máscaras.

No es el hecho de que la mascarilla sea una medida preventiva eficaz lo que está en cuestión: se instituyó hace mucho tiempo. Pero la dificultad siempre ha sido medir cuánto, y especialmente en qué lugares. En el caso de este coronavirus, esto implica tener en cuenta dos parámetros que se tuvieron que ir descubriendo a lo largo de los meses: cuál es la carga viral por la que una persona tiene mayor riesgo de infectarse – de ahí estas reglas sobre los 15 minutos de proximidad – y cuáles son los lugares más riesgosos, de ahí estos debates sobre la mala ventilación del aula.

Para desarrollar su modelo matemático, investigadores de cuatro países, incluidos para estudiar apareció el 20 de mayo en Ciencias, centrado en la cantidad de partículas que puede emitir una persona infectada en un período de hasta 30 minutos.

Suponiendo que ambas personas usen una máscara, el resultado es que, en la mayoría de las situaciones, incluso las máscaras simples reducen significativamente el riesgo de transmitir el virus. Nuestro análisis, escriben, “muestra que la eficacia de las máscaras depende en gran medida del nivel de probabilidad de infección y la abundancia de virus”. Debe recordarse que solo una pequeña parte de las gotitas expulsadas por una persona contiene un virus, y de los virus que ingresan a las fosas nasales de otra persona, solo una parte residirá allí y se multiplicará. En otras palabras, la “abundancia de virus” es un factor clave y es por eso que la probabilidad de infección es mayor cuando está más cerca de una persona y cuando está en el interior que en el exterior.

READ  Science et Vie (Reworld Media): el equipo editorial preocupado por su independencia - Imagen

Es, por tanto, en entornos como un espacio confinado con mucha gente, o un centro de salud, donde la probabilidad de infección alcanza su nivel más alto, hasta el punto de que existe, estiman los investigadores, que la famosa máscara N95 cobra mayor importancia. , por su capacidad para reducir aún más que otras máscaras la cantidad de partículas virales que se encuentran suspendidas en el aire.

Siguiendo la misma lógica, concluyen los investigadores, reducir la probabilidad de infección significa que estas mascarillas se utilizan en conjunto con “otras medidas preventivas, como la ventilación y la distancia social”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *